EVTV
Destacados

45 tanqueros esperan anclados frente a refinerías de Venezuela

Unos 45 tanqueros esperan anclados frente a dos importantes refinerías de Venezuela sin que hasta ahora se conozca si cargarán o descargarán insumos o combustibles, informó este viernes el coordinador del Centro de Biodiversidad Marina de la Universidad Simón Bolívar, Eduardo Klein.

«(Hay) 35 tanqueros anclados frente de la refinerÍa de Amuay y otros 10 (al) frente de Cardon, PDVSA. ¿Qué será que vienen a traer o a llevarse?», precisó Klein en Twitter, adjuntando una imagen y aclarando que fue tomada el pasado 18 agosto.

Venezuela, donde tienen asiento las mayores reservas probadas de crudo en el planeta, padece desde hace meses de una severa escasez de combustibles que mantiene a miles de personas en largas filas frente a las gasolineras para poder repostar.

La situación se hace más compleja en el interior del país caribeño, donde los ciudadanos denuncian atropellos de las autoridades y una escasez que, en algunos casos, puede durar semanas.

Le puede interesar - Régimen remató refinería para saldar deuda con bonistas

Esto pese a que el régimen de Nicolás Maduro afirma que las sanciones de Estados Unidos han afectado la producción en su industria petrolera, lo que incluye a las refinerías, y para paliar la situación ha importado gasolina y gasóleo desde países como Irán.

Pero la oposición rechaza los dichos de la dictadura y señala a la mala gestión y la corrupción como las verdaderas causas de la escasez de combustibles en el país.

En días recientes, el régimen indicó que las principales refinerías del país ya están produciendo gracias a un sistema de «ingeniería inversa», con el que se pudieron fabricar cientos de refacciones de origen estadounidense que no son vendidas a Venezuela por causa de las sanciones.

Cabe acotar que, el pasado jueves, el vicepresidente económico del régimen, Tareck El Aissami, confesó la venta de las acciones de Venezuela en la Refinería Dominicana de Petróleo PDV S.A. (REFIDOMSA), a un precio 30% menor al que fue adquirido por Hugo Chávez en 2010, se dio con el objetivo de saldar la deuda con los tenedores de bonos de PDVSA.

Mediante un comunicado, El Aissami indicó que la transacción de las acciones de la refinería con República Dominica se realizó “a cambio de la recepción de la deuda internacional denominada en divisas, emitida por PDVSA y la República Bolivariana de Venezuela“.

En este sentido, indicó que como resultado de esta transacción Venezuela y PDVSA “logran reducir su deuda pública externa”.

Previamente, el gobierno dominicano informó que la transacción se realizó por un precio acordado de 74 millones de euros, equivalente a 88,1 millones de dólares, un monto inferior al precio que pagó el gobierno de Hugo Chávez en 2010 cuando adquirió el 49% de las acciones por un precio de 130 millones de dólares.