EVTV
Destacados

Advierten de posible «papel clave» de maestros en el contagio del COVID-19

contagio

Un estudio reciente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos reveló lo que muchos temían podría suceder con la reapertura de las escuelas, es decir, que éstas se convirtieran en focos de contagio del COVID-19 de no seguir las pautas emitidas por las autoridades de salud.

La investigación desveló que «los educadores podrían jugar un papel clave en las redes de transmisión dentro de las escuelas».

Al respecto el médico infectólogo José González  destacó que hay que evaluar los niveles de incidencia  de la infección en la comunidad escolar, para evaluar si se puede o no abrir las escuelas.

Recordó en entrevista para el programa Dígalo Aquí con la Comunidad, que hasta estos momentos no se ha establecido como obligatorio que los docentes sean vacunados.

Destacó que se espera que en los próximos días el gobierno pueda indicar cuales son los pasos a seguir.

Indicó además que es necesario que en las escuelas se entienda, que se debe utilizar las mascarillas todo el tiempo, pero además que se mantenga ventilación y se guarde el distanciamiento social necesario.

De acuerdo con los CDC sólo en uno de los brotes un estudiante fue el primer caso registrado, mientras que un profesor fue la primera infección documentada en cuatro de los brotes. En los otros cuatro, no se sabe cuál fue el primer caso.

Ante el inminente retorno de los alumnos a las aulas, luego que los CDC publicaron los lineamientos para la reapertura de las escuelas en Estados Unidos, han surgido puntos de vista encontrados ante el temor que los niños y jóvenes no sigan las normas de bioseguridad.

De los nueve brotes, ocho involucraron una posible transmisión de maestro a alumno. En dos brotes, unos profesores se contagiaron entre sí durante reuniones en persona o almuerzos, y un maestro propagó el virus a otros estudiantes.

Sin embargo, en todos los casos de Georgia, no se siguieron los lineamientos que involucran el “distanciamiento físico” ideal, debido a que los estudiantes estuvieron a menos de un metro (3 pies) de distancia, pese a que había separaciones de plástico entre los pupitres.

“El distanciamiento físico mayor a los 1,8 metros (6 pies) no fue posible por el alto número de estudiantes y la disposición de las aulas”, citan los autores del documento.

 

Con información de Voanoticia.com