EVTV
Venezuela

Aló | Solórzano calificó de cómplices de la dictadura a quienes buscan hacer negocios con Maduro

Solorzano

La diputada Delsa Solórzano calificó de cómplices de la dictadura a quienes buscan hacer negocios con Nicolás Maduro y afirmó que es «vergonzoso» porque eso significa «tener también las manos manchadas de sangre».

Solórzano, asimismo, expresó que resulta «muy doloroso» que algunos venezolanos se olviden de todo el daño que ha causado la dictadura al cometer crímenes de lesa humanidad y mantener a venezolanos privados de libertad por un mero capricho político.

La parlamentaria resaltó la importancia de entender que «si Putin está haciendo lo que está haciendo porque alguien hizo negocios con él y el dinero que obtuvo lo invirtió en armas para asesinar a un pueblo como hoy asesina a los ucranianos»; hacer negocios con Maduro y darle dinero, también es aplaudir que siga robando, cometiendo actos de corrupción y asesinado al pueblo como asesinaron a Fernando Albán o al capitán Rafael Acosta Arévalo.

El presidente ruso Vladimir Putin, a su parecer, «llegó donde llegó» por la indiferencia del mundo y explicó que después de 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y se creó todo el sistema de las Naciones Unidas, la intención era proteger a los pueblos «de los desmanes de los gobiernos y evitar que hubiera guerras», pero consideró que no va a haber paz nunca mientras haya países en situación de conflicto.

La parlamentaria precisó que una situación conflicto no siempre es una guerra, sino una amenaza a la vida y en la actualidad Venezuela no tiene paz. «Hoy en Venezuela mientras algunos tienen el tupé de decir que Venezuela se arregló (…) lo que tú ves en las calles más allá de la Venezuela bodegónica es hambre, desolación, falta de educación; aquí la gente no está estudiando porque no hay internet, no hay luz, porque las escuelas y las universidades públicas están cerradas», afirmó.

Diálogo fuera de la mesa

Al consultarte sobre la intención del régimen de negociar fuera de la mesa de diálogo, Solórzano indicó que dialogar de esa manera es como lo que ocurrió en la llamada «mesita» que no fue reconocida por el mundo.

«Eso no resuelve los problemas ni le da legitimidad a Maduro o a la dictadura (…) Ellos pueden pretender lo que sea con ese tipo de tácticas que no convencen a nadie», aseveró.