EVTV
Destacados

Bloomberg: Venezolanos rompen pepitas de oro para pagar comidas y cortes de pelo

Para comprender la magnitud del colapso financiero de Venezuela, viaje al sureste desde Caracas, pase los campos petroleros y sobre el río Orinoco, y diríjase a las profundidades de la sabana que cubre uno de los rincones más remotos del país.

Allí, en las peluquerías, los restaurantes y los hoteles que constituyen la franja principal de un polvoriento puesto de avanzada tras otro, encontrará precios que se muestran en gramos de oro.

¿Una estancia de una noche en un hotel? Eso será medio gramo. ¿Almuerzo para dos en un restaurante chino? Un cuarto de gramo. ¿Un corte de pelo? Un octavo de gramo, por favor. Jorge Peña, de 20 años, calculó que el octavo era tres copos pequeños, el equivalente a 5 dólares. Después de hacerse un corte un día laborable reciente en la ciudad de Tumeremo, se los entregó a su barbero, quien, satisfecho con el cálculo de Peña, se los guardó rápidamente. “Puedes pagar todo con oro”, dice Peña.

En la economía global de alta tecnología del siglo XXI, donde las transacciones “tap-and-go” están de moda, esto es lo menos tecnológico posible.

La mayor parte del mundo pasó del oro como medio de intercambio hace más de un siglo. Su resurgir en Venezuela hoy es la manifestación más extrema del repudio a la moneda local, el bolívar, que ha arrasado en el país. Después de años de intromisión en la economía por parte del régimen chavista de Nicolás Maduro, el bolívar se ha vuelto casi inútil por la hiperinflación. (Maduro acaba de recortar otros seis ceros este mes).

En su lugar, el dólar se ha convertido en la opción de facto en Caracas y otras ciudades importantes. A lo largo de la frontera occidental con Colombia, el peso es la moneda dominante. Se utiliza en más del 90% de las transacciones en la ciudad más grande de la región, San Cristóbal, según la firma de investigación Ecoanalitica. En la frontera sur con Brasil, el real suele ser la moneda de elección. Y el euro y las criptomonedas también tienen sus nichos en algunas partes del país.

“La gente simplemente dejó de confiar en el bolívar”, dice el economista Luis Vicente León, presidente de la investigadora Datanálisis, radicada en Caracas . “Ya no cumplía su función” como depósito de riqueza o medio de contabilidad o medio de intercambio.

Hoy en día, solo los venezolanos más pobres, aquellos que no tienen fácil acceso a dólares u otras monedas, todavía usan bolívares. “La gente prefiere cualquier moneda al bolívar”, dice León.

En partes del sureste de Venezuela, esa moneda es el oro.

La tierra allí, un impresionante mundo de mesetas y cascadas gigantes que caen sobre exuberantes valles, está cargada de metales preciosos. La tentación de la riqueza de la noche a la mañana ha atraído a generaciones de aspirantes a mineros, grabando los nombres de las ciudades de la región, El Callao y Guasipati, en el folclore venezolano.

El área es hoy un lugar violento y sin ley, invadido por pandillas y guerrillas. Los tiroteos con los soldados de Maduro, que controlan muchas de las minas más grandes, son comunes. Y, sin embargo, los venezolanos todavía vienen de todas partes, impulsados por la escasez de trabajo estable después de la depresión económica que duró una década.

Los pequeños operadores de minas ilegales generalmente pagan a los jornaleros en pepitas, por lo que hay mucho lingote para obtener. Ese suministro constante, junto con la recepción de Internet que es tan mala que las transacciones digitales son casi imposibles, hace que el oro sea la opción menos mala para los locales.

Usan herramientas manuales para romper fragmentos de pepitas y luego las llevan en sus bolsillos, a menudo envueltas en billetes de bolívares, uno de los pocos usos que le quedan a la moneda. Las tiendas tienen escalas pequeñas, pero algunos comerciantes y consumidores se sienten tan cómodos manejando el metal en este punto que evalúan las pepitas a simple vista.

Nota completa en Bloomberg