EVTV
Destacados

Borges recuerda que Maduro protege a terroristas de la región

El comisionado presidencial para Relaciones Exteriores, Julio Borges, advirtió este miércoles que el régimen de Maduro protege a grupos que han cometido actos de terrorismo en la región. Reseñó lo que han sido los atentados del ELN en Bogotá, de los disidentes de la FARC a la frontera con Ecuador y de Hezbolá en Argentina. Asimismo, sentenció que es momento de acciones urgentes ante la amenaza que constituye la dictadura de Maduro para todo el hemisferio.

“Hemos hecho un levantamiento de información sobre los atentados terroristas en la región y hemos identificado que los últimos acontecimientos de desestabilización han ocurrido por grupos que hoy protege Nicolás Maduro. El caso de la AMIA en Argentina fue propiciado por Hezbolá, el ELN hace un año atentó contra una escuela de cadetes en Bogotá y sabemos que todo esto fue coordinado desde Venezuela. Hoy ningún país puede sentirse ajeno a lo que ocurre en nuestro país, es una verdadera amenaza”, sostuvo.

El representante de la política exterior del gobierno interino señaló que desde Venezuela se están fortaleciendo estos grupos, debido al crimen organizado. “Operaciones como el contrabando de oro y el narcotráfico que se está en el país, están fortaleciendo a estos grupos armados y están convirtiendo a Venezuela en el centro de desestabilización. Se calcula que la extracción de oro está financiando el 60% de la estructura del ELN, estos recursos le permiten a este grupo comprar armas para reagruparse y atentar contra la paz de la región”, reseñó.

Asimismo, destacó que el mundo no puede permitir la consolidación de un Estado fallido en el centro del hemisferio, por ello pidió más acciones de presión sobre el régimen de Maduro y sus colaboradores. Detalló que el futuro de América Latina depende de lo que ocurra en el país, por eso llamó a toda la comunidad internacional a prender sus alarmas sobre la gravedad de los nexos de Maduro con el crimen organizado.

Por último, afirmó que se requiere reactivar la presión interna para poder unirla con la presión internacional, a su juicio “solo con esos dos motores andando” se podrá lograr una transición definitiva a la democracia.