EVTV
Internacionales

Candidatos presidenciales en Colombia reiniciarían negociaciones con el ELN

ELN

Camino a las presidenciales del domingo, los candidatos favoritos volvieron a poner la paz en el centro del debate, esta vez para comprometerse a reiniciar negociaciones con el ELN, la última guerrilla reconocida del país y en expansión tras el último fracaso de las conversaciones.

«Hay que recuperar el camino desandado, cumplir los acuerdos ya firmados por el Estado», propuso el izquierdista Gustavo Petro, quien encabeza todas las encuestas, durante un encuentro entre aspirantes a la presidencia, organizado por la alianza de medios de Prisa Media.

Petro hacía referencia a los diálogos de paz que inició el presidente Juan Manuel Santos (2010-2018) en Cuba y que su sucesor Iván Duque rompió tras el brutal atentado a una escuela de la Policía que dejó una veintena de muertos y fue reivindicado por esa guerrilla a comienzos de 2019.

Sin cerrar la puerta a las conversaciones, Federico Gutiérrez, segundo en intención de voto, supeditó cualquier negociación a que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) acepte «un cese (al fuego) unilateral indefinido, deje el narcotráfico, la extorsión y deje de asesinar a policías y soldados».

La organización armada declaró un alto al fuego para dar «tranquilidad» durante los días previos a las elecciones del 29 de mayo.

«Si demuestran esa voluntad de paz, cuando gane la presidencia nos sentamos a definir unos términos», anticipó Gutiérrez, aspirante por una coalición de fuerzas afines al oficialismo.

Rotas las conversaciones, Duque exigió luego a Cuba la captura y entrega del equipo negociador del ELN, lo que derivó en un deterioro de las relaciones diplomáticas entre los dos países ante la negativa de La Habana, que apeló a los protocolos firmados por las partes para garantizar el retorno de los rebeldes a su país si fracasaba el proceso de paz. Noruega era garante de esos acuerdos.

Sergio Fajardo, profesor de matemáticas y quien aspira por segunda vez a la presidencia con una alianza de centro, se declaró «dispuesto a liderar» un proceso de paz con el ELN si muestra cuál es su «disposición real» y bajo la premisa de que «lo que está firmado está firmado», en alusión a esos protocolos internacionales.

Pero Gutiérrez cuestiona a sus rivales: «Es muy fácil para un diplomático, en una embajada tomando whisky en un sofá, con aire acondicionado, hablar de que se cumpla lo que está en el papel».

Al momento de la negociación más reciente, el ELN contaba con unos 1.800 combatientes, un número que hoy asciende a 2.500 según cifras oficiales y alimenta una extensa red de apoyo en puntos urbanos, especialmente en la frontera con Venezuela y el Pacífico.

– FARC y narcos –

Petro, Gutiérrez y Fajardo validan el acuerdo que desarmó a la poderosa guerrilla de las FARC en 2017, pero se distancian en cómo enfrentar al narco que escala la violencia en el país con organizaciones como el Clan del Golfo y las disidencias que se apartaron del histórico pacto.

Mientras Gutiérrez prioriza «la autoridad y el control territorial» para dar golpes militares y financieros a esas organizaciones, Petro proyecta debilitarlas «quitándoles el poder político, poder sobre la población» y ofreciéndoles una inédita «política de sometimiento colectivo» a la justicia.

De su lado, Fajardo apuesta por una «política de prevención» al reclutamiento y fortalecimiento de la justicia en los territorios.

Las elecciones del domingo tendrán lugar en medio de un rebrote de la violencia que azota a unos 290 de más de 1.100 municipios del país, según la Defensoría del Pueblo (Ombudsman).

El empresario Rodolfo Hernández (77), ausente en los debates por decisión de su campaña y quien le pelea a Gutiérrez el paso a segunda vuelta, propone incluir directamente al ELN dentro de los acuerdos de las FARC sin que medie una negociación. Su hija adoptiva fue secuestrada en 2004 por el ELN y desaparecida desde entonces.

Surgido en 1964 al calor de la Revolución Cubana, el ELN opera financiándose principalmente del narcotráfico y antes del mandato de Santos había sostenido fallidas conversaciones con los gobiernos de César Gaviria (1990-1994), Ernesto Samper (1994-1998), Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010).

Colombia, principal exportador de cocaína del mundo, vive un intenso conflicto que en más de medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, narcos y agentes estatales dejando más de nueve millones de víctimas, la mayoría desplazados.

AFP.