Con limosnas, candidatos del PSUV compran votos para el 6D

Compra de votos y de consciencias: esa es la práctica a la que han apelado algunos candidatos del madurismo, con tal de congraciarse con los electores que participarán en los comicios legislativos del próximo 6 de diciembre.

 

Conscientes de la escasez de gasolina, algunos se valen de sus influencias y facilitan el acceso de los usuarios a las estaciones de servicio. Ese es el caso de Maikel Sánchez, aspirante a la Asamblea Nacional (AN) por el Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV).

 

Sánchez, oriundo del estado Barinas, aprovecha su posición privilegiada entre los mototaxistas para garantizarles la recarga de sus tanques, a cambio de votos en las elecciones organizadas por la dictadura.

 

Otros, como Albert Gago, aspirante del PSUV que busca un escaño por el circuito 3 del estado Anzoátegui, reparten alimentos no perecederos, a sabiendas de que el salario mínimo de un trabajador corriente no supera los tres dólares estadounidenses. Para el mes de octubre, el costo de la canasta básica familiar se situó en 230 dólares.

 

Sin embargo, el gesto más grandilocuente pudo haber sido el de Oscar Vásquez, Carlos Zabala, Damelis Chávez y Jairo González. Los cuatro candidatos a diputados lograron que la empresa estatal Corpoelec trasladara e instalara un transformador eléctrico en el sector Corazón de Jesús del municipio San Francisco, en el estado Zulia.

 

Esa entidad es, precisamente, una de las más golpeadas por los continuos apagones que afectan a buena parte de Venezuela. Las interrupciones en el servicio de energía eléctrica son el producto de años de corrupción dentro de Corpoelec y de la falta de mantenimiento en los sistemas de generación y en las líneas de transmisión.

Sigue nuestra señal EN VIVO

https://evtvmiami.com/noticias-de-venezuela/