EVTV
Inmigración

Conoce el último refugio para los que huyen de la crisis en Somalia

Somalia

Bajo un sol abrasador, Salado Adan Mohamed, madre de tres hijos, da los últimos toques a su refugio improvisado, construido con ramas y trozos de tela. Acaba de llegar a la ciudad de Baidoa, en Somalia, el último refugio para los que huyen de la peor sequía del país en una década.

Junto con sus tres hijos, esta mujer de 26 años, caminó durante cinco días «sin comer» para recorrer los 70 kilómetros que separan su pueblo de Baidoa.

Se instaló en Muuri, uno de los 500 campamentos de desplazados de la ciudad, donde en las últimas semanas se han construido apresuradamente muchos ‘aqals’, chozas tradicionales con forma de cúpula.

Desesperadas, hambrientas y sedientas, cada vez más personas acuden a Baidoa desde las zonas rurales del sur de Somalia, una de las regiones más afectadas por la sequía que asola el Cuerno de África.

Según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, casi 13 millones de personas, en su mayoría agricultores y ganaderos, pasan hambre en la región: 5,7 millones en Etiopía, 2,8 millones en Kenia y 4,3 millones en Somalia, una cuarta parte de la población del país.

En Somalia, la agencia humanitaria de la ONU (OCHA) dijo que más de 554.000 personas han abandonado sus hogares en busca de agua, alimentos y pastos.

«No nos queda nada»

Salado Adan Mohamed dice que ella y su marido vieron sus cultivos devorados por las nubes de langostas que han asolado muchas partes de África oriental en los últimos años.

En pocos meses, lo poco que les quedaba quedó destruido cuando las lluvias fallaron por tercera vez consecutiva desde finales de 2020.

«Teníamos tres camellos que murieron durante la temporada de sequía, diez cabras –nos comimos algunas, otras murieron y el resto se vendieron– y las cinco reses perecieron por la falta de agua y pastos», dice. «No nos queda nada».

Con su marido y sus hijos, Mohammed partió de su pueblo natal hacia Baidoa, la última esperanza para muchos en esta región. Pero su marido, que padece tuberculosis, no llegó. Demasiado débil para continuar, dio la vuelta y desde entonces no sabe nada de él.

Las zonas de campo que rodean a Baidoa está bajo el control del grupo islamista Al Shabaab, vinculado a Al Qaeda, que mantuvo durante años a esta ciudad en el centro de la insurgencia antes de ser expulsado a principios de 2012 por las fuerzas lideradas por Somalia.

Pero la inseguridad persistente significa que casi no se puede enviar ayuda fuera de la ciudad.

Incluso en Muuri, Mohamed dice que lucha por dar siquiera una comida al día a sus hijos. «A veces tenemos algo que comer, a veces no (…) Si no hay suficiente, me sacrifico por mis hijos», dice con mirada cansada.

AFP