EVTV
Venezuela

Consecomercio alertó que de seguir con el 7+7 será más difícil estar listos para la reconversión

Venezuela está a las puertas de su tercera reconversión monetaria desde 2008 y en medio del proceso de adecuación, el gobierno continúa aplicando un esquema de cuarentena 7+7 que pone a la economía a trabajar con intermitencia. Este es el principal factor que dificulta a los comercios preparar sus sistemas para la nueva redenominación del bolívar, que tendrá seis ceros menos.

El 5 de agosto, el Banco Central anunció finalmente la esperada reconversión monetaria, que entrará en vigencia el próximo 1º de octubre. El ente emisor exige que para esta fecha las empresas deben tener los precios, los salarios, prestaciones sociales, tributos, estados financieros, documentos contables y demás operaciones expresados en la nueva denominación del bolívar.

No obstante, Tiziana Polesel, la presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), resaltó a una entrevista con Tal Cual qeu el sector no fue consultado para la evaluación e implementación del levantamiento de las exoneraciones de impuestos arancelarios.

«El problema que tenemos es que muchas veces para esas cosas es necesario la presencia física, y si seguimos con la interrupción y la intermitencia del esquema 7+7 eso puede hacer más problemático el proceso».

A su juicio, hay establecimientos que si logren resolver y estar listo para octubre, » por su estructura, su tecnología y porque además disponen de servicios propios de, por ejemplo, contabilidad y administración.»

Sin embargo, para peguemos y medianos negocios, tal vez no lo logren, porque «el tiempo es corto»; además que, para cumplir con el objetivo, subcontratan a empresas especializadas porque su estructura no resiste tener personal permanente en esas actividades.

Es decir, que a parte del tiempo se invertirá en un costo, bastante representativo.

Sobre el tema de la dolarización y su uso en los comercios, Polesel destacó que no existe confianza para dejarlo de lado.

«Cualquier persona a la que usted le pregunte, por mucha reconversión que haya, va a preferir mantener su patrimonio en una moneda dura, en una que no pierda valor», resaltó.

De esta manera, puntualizó que lo que se está es quitándole ceros a la moneda, «pero no estamos resolviendo la causa que genera los ceros, que es la inflación, y eso no lo estamos atacando y no hay ninguna demostración hasta ahora que lo estemos haciendo».

Para leer la entrevista completa, INGRESE AQUÍ