EVTV
Venezuela

CRISIS SANITARIA | Un hospital pediátrico en Caracas estaría invadido de ratas y chipos

El Hospital Pediátrico Luisa Cáceres de Arismendi, ubicado en el Complejo Hospitalario José Ignacio Baldó (El Algodonal) está invadido de ratas y chipos. El personal médico y los pacientes sufren las consecuencias de la emergencia humanitaria en Venezuela.

La periodista Natalia Roca, corresponsal en Caracas del medio colombiano Testigo Directo, mostró en un reportaje la precaria situación en la que está el centro asistencial, uno de los más importantes del país, en el que además escasean los insumos y los equipos para la atención de los niños y niñas con fibrosis quística.

En las imágenes, se observa a una mujer que, entre gritos y con una escoba en la mano, intentaba matar a una rata.

Carlos Trapani, coordinador general de los Centros Comunitarios de Aprendizaje, dijo al medio que los niños con fibrosis quística son una población invisibilizada. “Es una enfermedad crónica degenerativa, de alto costo, que da pocas esperanzas de vida”, señaló.

El gobierno de Nicolás Maduro no ha ofrecido las cifras actualizadas de casos y muertes en el país por fibrosis quística.

“El balance no puede ser positivo, no tenemos información sobre si el Programa Nacional de Fibrosis Quística continúa vigente, cuántos recursos se han asignado. Lo que sí podemos constatar, tanto en el Hospital José Manuel de los Ríos como en el hospital de El Algodonal, es un profundo deterioro en infraestructura. Las distintas penurias y limitaciones que sufren las familias para el acceso a los medicamentos”, expresó Trapani.

“Antes daban buena comida, pero ahora no dan comida tan buena. Antes nos daban pollo frito, arroz, papas fritas; ahora dan arroz solo”, contó un paciente.

Esta situación también fue denunciada en días pasados por Mauro Zambrano, dirigente sindical de Hospitales y Clínicas de Caracas.

“El pediátrico está infestado de ratas. Le caen encima a los niños, han atacado a más de uno, sobre todo a los niños que están en el piso superior. No hemos tenido respuestas, seguimos en la misma condición”, dijo una de las trabajadoras del centro asistencial a Zambrano.