EVTV
Destacados

+DETALLES | Catherine Fulop exigió cárcel para violador de joven venezolana

Catherine

La actriz y modelo venezolana, Catherine Fulop, se solidarizó, este viernes, con una joven paisana que migró a Argentina y que fue agredida sexualmente, el pasado 23 de enero, por un comerciante de Buenos Aires.

 

“Este video me cuesta mucho encararlo porque se trata de la violación y el abuso sexual de una niña de 18 años”, comentó Fulop, en una grabación que hizo pública a través de su cuenta oficial en Instagram.

 

“Como mamá de dos niñas, (este incidente) me pega en lo más profundo”, expresó la modelo. Visiblemente conmovida, la actriz exigió justicia “porque hay un violador suelto”.

 

 

Con esas palabras, Catherine Fulop, quien reside en la nación albiceleste, demandó el encarcelamiento de Irineo Humberto Garzón Martínez. El sujeto, de 35 años de edad, es propietario de una tienda de uniformes médicos ubicada en Balvanera, la agitada zona comercial y cultural que se sitúa al noreste de la capital argentina.

 

Ese hombre drogó y ultrajó a una joven venezolana, a la que previamente había contratado como vendedora.

 

El crimen se conoció gracias a un mensaje enviado por la víctima a sus familiares. En él, la migrante confesaba sentirse “mareada”, luego de haber tomado el vaso con agua que le ofreció su empleador.

 

El SOS activó las alarmas de sus parientes, quienes notificaron a las autoridades y se trasladaron hasta el local comercial. Tras el arribo, tanto familiares como policías se encontraron con un establecimiento cerrado, por lo que tuvieron que entrar a la fuerza.

 

Una vez en el interior, ubicaron a la joven venezolana sobre una escalera, con el torso desnudo y bajo el efecto de psicotrópicos. A su lado se encontraba Garzón Martínez, quien intentaba colocar los pantalones a su víctima.

 

Pese a que se le capturó en flagrancia, el hombre fue imputado con el cargo de abuso sexual simple con acceso carnal. Karina Zucconi, la jueza que formuló la acusación, lo dejó en libertad bajo juramento, por considerar que el violador no tiene intenciones de escapar ni de evadir el proceso en su contra.