EVTV
La Entrevista

Duélale a quien le duela: Chupa Petro dólares

Duelale 28 de abril

Quisiera echar chistes este día que causaran de verdad risa, pero no soy humorista. A eso mismo y con más crudeza debería llegar por conclusión Nicolás Maduro, quien sabe que tiene la impopularidad en un poco más del porcentaje en que destruyó desde que asumió el poder en 2013, es decir más de 80%. Pero no. Él se empeña en hacerse el cómico, y aquí les van las últimas:

Que estando en Aragua se dañó el carro presidencial y entonces se aventó a la vía pública, sacó la mano, paró un taxi y lo pagó petros. ¿No es gracioso verdad? Sabemos que por miedo y por impopular no agarraría jamás un taxi.

Que en el mundo se habla del milagro económico de Venezuela, al punto de que como el país se está arreglando, le dice a los venezolanos que salieron de su patria que dejen de pasar roncha, que regresen, que la Cepal cree que en 2022 el país crece 5% y que algunos han llegado a hablar de hasta un crecimiento del 20 %. Que regresen los venezolanos. ¡Qué dejen de pasar roncha!

¡Qué muchacho pa’ malo en estas cuentas. Y bueno para los chistes malos!

Alguien que le explique: si tenía un producto interno bruto a 100 % destruyó 80%, pero desde ese fondo sube un 5%, alguien que se lo restriegue en la cara: Sr. Maduro la operación matemática resulta en que usted ha destruido el 75% del tamaño de la economía que usted heredó de Chávez, que ya estaba bastante golpeada. A eso no se le llama miseria, a eso, mucho más que roncha, se le llama crisis humanitaria agravada, y es la razón por la que mas de seis millones doscientas mil personas han huido de Venezuela.
De nuevo: 100, menos 80, igual a 20. Más 5 de crecimiento que dice la Cepal, igual a 25. ¿Lo decimos de otra manera? 25% es apenas una cuarta parte. El título es que Maduro acabó con tres cuartas partes de la economía del país.

A eso se le llama milagro? No. A eso llamémosle ¡CINISMO!

Las matemáticas deben haberle funcionado, eso sí, para repartirse el botín de más de 550.000 millones de dólares en fuga de capitales y más de 700.000 millones de robo a mano armada de los dineros que eran de los venezolanos; los que quedaron en el país y los que se dispersaron por el mundo buscando refugio.

Y si algún jurista, bueno o malo, quiere corregirme con eso de que si no hubo violencia de por medio a eso hay que lllamarle hurto, le replico en el acto: para mantenerse en el poder y seguir saqueando a los venezolanos, hubo agavillamiento de jefes políticos, fiscales, jueces, militares, policías y bandas paramilitares de la dictadura, que contra el chistar de protesta de la venezuela decente, terminaron tras las balas y bombas que acabaron con la vida de más de 300 personas, solo contando a los caídos en la represión contra las manifestaciones públicas.

¿A eso se le puede llamar milagro económico? No, a eso se llama crímenes de lesa humanidad.

Y así llegamos al llegadero de las gracias por venir, luego de la desgracia que como bumerán termina golpeando a la propia dictadura tras el festín de su nuevo tribunal supremo de fichas de Cilia Flores y Diosdado Cabello, presidido por la ficha repetida de Gladys Gutiérrez, dama preferida por el régimen cubano, mismo régimen que entre Diosdado y Nicolás, decidió por Maduro de forma clara y plena, como la luna llena.

El abogado Carlos Ramírez López, entrevistado aquí en Evtv por Jessica Vallenilla y Carlos Acosta, hizo una apuesta, un vaticinio, que me dejó pensativo, hasta que como un corrientazo salté y dije ¡caaaaaraj! Los fantasmas vuelven, y no me refería solo a la baraja repetida de Gladys Gutiérrez, vuelven otros fantasmas.

Chupa petro dólares, invitados a las bacanales en las que Hugo Chávez, Presidente, y el entonces canciller Maduro convirtieron wn ruindad la mayor bonanza petrolera que haya vivido Venezuela entre 2005 y 2012, son aquellos de cuyas asesorías de su instituto españolete, terminaron fundando en 2014 un fulano partido llamado PODEMOS.

Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias, petrofinanciados con dineros corruptos de la dictadura, dictaron cátedra en Venezuela de algo que llamaron el nuevo constitucionalismo, consistente en que las constituciones en revolución se van interpretando y adaptando según los cambios políticos, tal como lo explicara una jurista del horror llamada Luisa Estela Morales, retaca figura de poder presidencial en el Tribunal Supremo de Justicia por allá en los tiempos de Chávez presidente y, lo recuerdo de nuevo, Maduro canciller, que en buena medida se encargaba de esos mandados tan caros, como de los que está dispuesto a hablar con Estados Unidos, Hugo El Pollo Carvajal.

No crean que me perdí. El regreso del fantasma de ese nuevo constitucionalismo, es lo que se me vino a la cabeza al oir la apuesta de Carlos Ramírez López, quien vaticina la posibilidad de que desde esa nueva sala constitucional de la dictadura, presidida también por Gladys Gutiérrez, escupan una sentencia que deje sin jurisdicción al Fiscal Karim Khan, para investigar los crímenes de lesa humanidad.

Es por soberanía, gritará la sentencia, como antes Luisa Estela Morales gritó para incumplir las vinculantes decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, contra el régimen autoritario de Chávez, Maduro, Diosdado, Cilia, Jorge, Delcy, El Aissami y siga la lista.

Con el posible regreso de ese fantasma, ante la seriedad que imprime el Fiscal Karim Khan a la investigación sobre los responsables de que los crímenes sean por sistemáticos, como lo son, política del estado dominado por estos dictadores, incluso, diría yo, podrían intentar retirar a Venezuela de los países firmantes del Estatuto de Roma. Total, también retiraron al país del sistema interamericano de derechos humanos.

¿Y qué es una mancha más para esas hienas?

Así que se abren las apuestas y esto no es mal chiste. Si llegara a ocurrir, igual que no le cuadran las matemáticas, a la dictadura le estaría faltando esta cuenta: los asesinatos, las ejecuciones extrajudiciales, las torturas, los crímenes de lesa humanidad, ya fueron perpetrados, no prescriben nunca, y si hay un retiro del Estatuto de Roma, lo único que habrá cambiado es que siendo que los criminales siguen siendo criminales, ahora estarán fugitivos. Y la justicia tarde o temprano los aplastará con todo su peso.

Es así, duélale a quien le duela.