EVTV
EE.UU

EE.UU: «Estamos decepcionados por la visita del presidente sirio a Emiratos Árabes Unidos»

Estados Unidos afirmó el sábado que estaba «profundamente decepcionado y perturbado» por la visita en la víspera del presidente sirio a Emiratos Árabes Unidos, la primera en un país árabe desde el inicio en 2011 del conflicto que asola su país.

Excluido del mundo árabe durante una década, el presidente Bashar al Assad parece haber dado así un paso más hacia la normalización de las relaciones entre Siria y determinados países de la región, incluidos Emiratos, aliados de Estados Unidos en el Golfo.

«Estamos profundamente decepcionados y perturbados por este intento manifiesto de legitimar a Bashar al Assad», dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, en un comunicado enviado a la AFP. Según él, Bashar al Asad «sigue siendo responsable y culpable de la muerte y el sufrimiento de innumerables sirios, el desplazamiento de más de la mitad de la población de antes de la guerra, así como de la detención arbitraria y desaparición de más de 150.000 hombres, mujeres y niños».

La visita de Al Asad se produce cuando Rusia, un aliado clave de Siria y que también mantiene fuertes lazos con Emiratos, continúa con su intervención militar en Ucrania desde la invasión del 24 de febrero.

«Instamos a los países que estén considerando entablar un diálogo con el régimen de Al Asad a que examinen seriamente las atrocidades cometidas por el régimen», agregó Ned Price.

El viernes, el mandatario sirio fue recibido por el dirigente de facto de los Emiratos, el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed, para hablar de las «relaciones fraternales» entre los dos países, según la agencia oficial emiratí WAM.

La Liga Árabe expulsó a Siria a finales de 2011, cuando todos los países árabes se opusieron a la represión por parte del régimen de las protestas pacíficas y prodemocracia en el país.

A finales de 2018, Abu Dabi reabrió su embajada en Damasco, aunque la cuestión del regreso de Siria a la Liga Árabe sigue dividiendo a sus miembros.