EVTV
EE.UU

EEUU espera combatir la corrupción y tener mejoras socioeconómicas en Centroamérica

El enviado especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, aseguró que el gobierno norteamericano está dispuesto a trabajar con Guatemala, Honduras y El Salvador para frenar la inmigración irregular y sentar las bases para construir una economía más próspera en la región.

“Estamos trabajando para aliviar las condiciones que han impulsado una inmigración masiva e irregular hacia México y Estados Unidos”, manifestó.

El alto funcionario concluyó un viaje por Guatemala y El Salvador donde mantuvo encuentros con miembros del Gobierno y de la sociedad civil de los respectivos países para abordar “los temas importantes” con un foco en dos cuestiones clave: “la mejoría de las condiciones [económicas y sociales] actuales” y “la cooperación para controlar y manejar la inmigración irregular”.

“Nuestro objetivo es trabajar con el pueblo de Centroamérica para crear un inmigración segura y legal. Qué podemos hacer para establecer condiciones viables y favorables para el crecimiento económico y social para atender a las dinámicas que han impulsado el flujo inmigratorio”, señaló al respecto.

La prioridad de Biden en política exterior

Joe Biden situó la situación en Centroamérica como eje de sus estrategias en política exterior. El mandatario ha insistido en la necesidad de cooperación con todos los países de hemisferio sur para lograr una región mucho más productiva, segura y próspera.

Y es que la situación en la frontera cada vez es más preocupante. Los cruces fronterizos aumentaron un 71% durante el mes de marzo y más de 9.000 menores no acompañados están bajo custodia del gobierno federal. El presidente Joe Biden designó a la vicepresidenta Kamala Harris para gestionar la ola inmigratoria.

“Gracias al liderazgo de la vicepresidenta nos estamos organizando como Gobierno para concretar la cooperación y atender los problemas estructurales que han afectado a Centroamérica”, recalcó Zúñiga.

Con todo, defendió el trabajo realizado tanto con funcionarios de países del Triángulo Norte como con México para mandar “mensajes claros acerca de los peligros que representan la inmigración irregular” al tiempo que admitía que se están explorando “otras vías para facilitar vías legales de inmigración”.

Combatir la corrupción, otra prioridad en la agenda

Además del tema inmigratorio, el Enviado Especial también aseguró que los “esfuerzos” de la administración Biden-Harris “pasan por combatir la corrupción y la impunidad” que hay en la región centroamericana y que, a su juicio, provoca el “desánimo” entre la población.

“La corrupción es algo que afecta las condiciones en Centroamérica de una forma importante porque la percepción de impunidad que tienen personas en posiciones poderosas cuando cometen actos de corrupción tiene un impacto: desanima a la población y contribuye a la sensación de que no tienen futuro en sus países”, explicó.

Con todo, puntualizó que EEUU no pretende “imponer su modelo” sino que su intención es “ayudar a los socios [de la región] a que implementen sus propias leyes y compromisos”.

Con información de Voz de América