EVTV
Destacados

El Salvador | Elecciones entre Bukele y la oposición

Bukele

El Salvador afronta este domingo unas elecciones legislativas y municipales decisivas para el futuro de la nación, marcadas por una tensión entre el gobierno de Nayib Bukele y la oposición.

Más de 5.8 millones de salvadoreños están convocados a estos comicios, en que elegirán a cuatro diputados de la Asamblea Legislativa y a los miembros de los Concejos Municipales de los 262 municipios.

Asamblea, único órgano que ha podido frenar polémicas acciones

Desde la llegada de Bukele, que se ha validado de mensajes populistas y anticorrupción para criticar la política salvadoreña,  y de ganar sus seguidores, además de consolidar una mayoría afín al oficialismo, consolidaría la caída de los dos partidos tradicionales salvadoreños.

Un total de diez movimientos políticos están inscritos para participar en estos comicios, entre los que se esgrime una batalla entre los partidos tradicionales y los de reciente formación.

El movimiento político conservador Nuevas Ideas, fundado por Bukele y dirigido por uno de sus primos, encara esta jornada electoral con una amplia mayoría del 68,8%, según un estudio del Instituto Universitario de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana recogido por un diario local salvadoreño.

Mientras que Nuevas Ideas representa esta “nueva política” en el país, la Alianza Nacionalista Republicana (ARENA) y el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), los partidos tradicionales salvadoreños nacidos tras el fin de la guerra civil, actualmente ostentan el 70% de los escaños locales y de la Asamblea conjuntamente, aunque las encuestas auguran un desplome de su representación.

También están en la contienda GANA -aliado de Bukele-, el conservador Partido de Concertación Nacional (PCN) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC). Mientras que el resto de formaciones no alcanzaría el uno por ciento de votos necesarios para obtener representación, según las encuestas.

Pero como una elección más en Latinoamérica las controversias no faltan

A lo largo del 2020 se han presentado acusaciones de un supuesto fraude electoral emitidas por el propio Ejecutivo e incluso la muerte de militantes del FMLN tras un acto de campa.

Dentro de este orden de ideas, también el Tribunal Supremo Electoral prohibió a Bukele lanzar mensajes de apoyo a “partidos a fines”. Además de esto, el pasado noviembre, el mandatario sugirió que “los integrantes de varias Juntas Electorales Departamentales” estaban provocando que “se pierda la confianza en el proceso electoral”, tras lo que empleó su cuenta de Twitter para asegurar que “no permitiremos un fraude, actuaremos antes de que suceda. Todos alerta”.

Por otra parte, uno de los últimos episodios que ha sacudido la campaña electoral fue el ataque contra militantes del FMLN que participaron en un mitin, que registró don muertos y ter heridos, y en que estarían presuntamente involucrados tres trabajadores del Ministerio de Salud.

Comunidad internacional

Estas elecciones legislativas se enmarcan en un contexto de críticas internacionales por la situación que vive El Salvador, tanto en el ámbito político como en el de Derechos Humanos. La ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado a Bukele de “socavar las bases democráticas del país y de desmantelar todos los controles institucionales al poder presidencial”, así como de fomentar “la impunidad” como norma de su Gobierno.

HRW ha acusado a Bukele de “socavar las bases democráticas del país y de desmantelar todos los controles institucionales al poder presidencial”, así como de fomentar “la impunidad” como norma de su Gobierno.