EVTV
Ucrania

En la central de Pivdennoukrainsk, la amenaza nuclear planea sobre Ucrania

Pivdennoukrainsk

En un terreno baldío cubierto de maleza, un cráter de varios metros de profundidad atestigua el bombardeo reciente sobre el sitio de la central de Pivdennoukrainsk (Sur), nuevo indicio de la amenaza nuclear que planea sobre Ucrania.

Pequeños pedazos de metal gris, similares a los fragmentos de cohetes y misiles que se ven en los innumerables sitios ucranianos devastados por la guerra, se observan entre la tierra y el hueco donde se presentó el impacto.

A decenas de metros del cráter, en un edificio bajo a donde la AFP no pudo entrar durante una pasada visita de prensa organizada por el operador ucraniano Energoatom, parece que la deflagración le arrancó ventanas y puertas.

«Hacia allí se dirigió la onda expansiva de la explosión», afirma Ivan Gebet, responsable de la seguridad de la central.

Según sus explicaciones, el proyectil estalló en dirección de la instalación nuclear. Una brujula muestra que habría partido del sureste, o sea de los territorios bajo control ruso.

Del otro lado del hueco, otro edificio, menos dañado, también perdió la mayor parte de sus vidrios.

El impacto se produjo a las 00H20 el lunes, minutos después de que una alerta aérea se escuchó en todos los teléfonos de la ciudad, hasta entonces preservada de los bombardeos.

Los habitantes de Yujnoukrainsk interrogados por la AFP hablan de un ruido más o menos fuerte, según la cercanía de sus viviendas con la central, de los bombillos que parpadeaban al interior de sus viviendas, signo de que la alimentación eléctrica estaba perturbada, o de una gran luminosidad en el cielo.

– «Chantaje nuclear» –
Todos sintieron la misma angustia: que el sitio nuclear del que viven los 42.000 habitantes de la ciudad, entre ellos 6.000 que trabajan en él, fuera impactado.

Es una repetición, esta vez provocada por la guerra, del accidente de Chernóbil, peor catástrofe nuclear que ocurrió en el norte de Ucrania en 1986 y que aun está presente en la memoria de la gente.

«Rusia refuerza su chantaje nuclear» contra Ucrania con ese bombardeo, señala Igor Polovitch, director de la central de Pivdennoukrainsk, cuyos tres reactores construidos en los años 1980 suministran el 15% de la energía del país.

El sitio de otra instalación atómica ucraniana, la de Zaporiyia (sur), ya fue bombardeado en varias ocasiones en los últimos meses, y Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de la responsabilidad, pero ahora las tropas rusas iniciaron «la segunda fase» de su intimidación nuclear, indicó.

El ejército ucraniano descartó en Facebook el lunes la idea de un proyectil caído accidentalmente. El misil, «seguramente un Iskander, tenía como objetivo la instalación», agregó.

Contactado por la AFP, el especialista de los asuntos de defensa rusa Pierre Grasser, investigador asociado en el laboratorio Sirice-Sorbonne, se inclina a validar esta tesis.

«El misil balístico del sistema Iskander es muy preciso, de unos 20 metros, dice. Se contempla por ello que no era la central el objetivo, sino la red de cableado, los transformadores o los sistemas antiaéreos, que ucranianos y rusos colocan a veces cerca de sus sitios estratégicos».

– «Terrorífico»-
Pivdennoukrainsk es el tercer sitio nuclear involucrado en la guerra iniciada por Rusia en febrero, y eso pese a los múltiples llamados de la comunidad internacional a evitar esas infraestructuras para no provocar una catástrofe.

Además de la central de Zaporijyia, la más grande de Europa, ahora bajo control ruso, las fuerzas rusas ocuparon durante varias semanas la central de Chernobil. Cerrada desde 2000, esa central está en una zona muy contaminada por los desechos radiactivos.

«El peligro es verdaderamente terrorífico», dice Natalia Stoikova, jefe del departamento internacional de Pivdennoukrainsk.

«Si algo ocurre a (Pivdennoukrainsk) o a Zaporiyia, el accidente de Chernóbil parecerá poca cosa», agregó.

AFP