EVTV
Rumbo a la Casa Blanca

ESPECIAL| Desinformación, Fake news y teorías de conspiración: una amenaza a las elecciones estadounidenses

Biden

En tiempo de elecciones la manipulación deliberada es un elemento básico de algunos medios y entornos políticos. Algunos factores buscan crear confusión, difundir información falsa o teorías de conspiración para deprimir el entusiasmo de los votantes y afectar las elecciones.

Dado que nuestras comunidades son atacadas de formas específicas y personalizadas, debemos saber cómo detectar y abordar esta situación de cara a los comicios del 3 de noviembre.

La desinformación puede ser sumamente peligrosa, todo tipo de información engañosa, teorías de conspiración, rumores o contenidos falsos están a la orden del día, sobre todo en una campaña tan peculiar como la de este 2020.

Cameron Hickey, Director de Transparencia Algorítmica de la Conferencia Nacional de Ciudadanía (CCoC), explica que mensajes del QAnon, amenazas de “Civil War” o hipérboles ideológicas, son solo algunos de estos contenidos tendenciosos. “Hipérbole ideológica, por ejemplo, se refiere constantemente a candidatos políticos que exageran hacia lo extremo, entonces decimos que los republicanos son los nazis, los demócratas son comunistas, entonces estos mensajes se usan constantemente no solo en las redes sociales, sino también en los avisos de propaganda que vemos… Hay que tener cuidado con amplificar ciertos tipos de mensajes, porque si aceptamos que son legítimos y los replicamos, entonces vamos a hacer más daño que bien”.

Para otros expertos, como Jacquelyn Mason, investigadora de First Draft, esta avalancha de información engañosa y no verificada representa una amenaza para la democracia. “Yo diría que hay que tener cuidado con ese tipo de presión, no se si vieron un trabajo sobre el voto afroamericano usando ciertas tácticas para hacer que la gente no esté entusiasmada con votar, tanto que terminen no votando… Eso lo vimos en el 2016 y probablemente veamos algo de esto en 2020 por la naturaleza de ciertos partidos, sus candidatos y su historial político, lo que están tratando de hacer es que la gente no se sienta representada”.

Por esto y más, los comunicadores tienen un papel muy importante que desempeñar para reducir el impacto de estos contenidos problemáticos: chequeando, reportando y educando mediante la creación de contenidos creíbles, contextualizados, bien argumentados. Recordemos que incluso compañías como Facebook y Twitter ya han tomado medidas para minimizar la desinformación y reducir la probabilidad de “malestar social” postelectoral.

Redacción: María C. González