EVTV
Actualizados

Estados Unidos vuelve a apartar a España del oro en waterpolo femenino

La selección española femenina de waterpolo se quedó de nuevo a las puertas del oro, pero Estados Unidos volvió a cruzarse por el camino y se llevó la final por un claro 14-5, este sábado en el Tatsumi Centre de Tokio.

Las jugadoras de Miki Oca nada pudieron hacer ante la inconmensurable actuación de la portera Ashleigh Johnson, que con 11 paradas en 15 disparos de las españolas catapultó a su equipo hacia el título, el tercero consecutivo tras Londres-2012, precisamente contra España, y Rio-2016, frente a Italia.

«Este es el momento por el que tanto hemos trabajado en los últimos cinco años y especialmente en los últimos 14 meses», declaró al recibir su medalla Ashleigh Johnson, que se mostró orgullosa «de cómo luchamos unas por otras y de lo demostrado por el equipo».

En el aspecto ofensivo destacaron Madeline Musselman con 3 goles, seguida por Aria Fischer, Kaleigh Gilchrist y Alys Williams, todas con dos tantos.

Por España, que solo anotó 5 de sus 32 lanzamientos (y únicamente 2 en 16 ataques con superioridad numérica), solo Maica García repitió celebración.

«Estamos destrozadas. Solo queríamos el oro, pero tenemos que felicitar a Estados Unidos. Jugaron un partido fantástico», admitió Anna Espar, una de las veteranas del equipo español.

«Estoy orgullosa de mi equipo y de lo que hemos conseguido, pero ya solo pienso en París-2024», añadió la española, que precisó que no considera «un sacrificio» su actividad deportiva. «Me gusta mi trabajo, entrenarme y jugar con mis compañeras. Es un trabajo duro, sí, pero no es un sacrificio cuando disfrutas de cada momento».

Estados Unidos se confirma como la gran potencia del waterpolo femenino con un tercer oro olímpico consecutivo, mientras que España sube el podio por segunda vez en su historia, repitiendo el resultado de Londres-2012.

 

– Johnson un muro –

 

Ante la extraordinaria defensa estadounidense, España tardó casi seis minutos antes de inaugurar su casillero, por medio de Roser Tarragó, y el primer cuarto acabó con un claro 4-1 para Estados Unidos.

España mejoró la defensa en el segundo cuarto, pero siguió teniendo muchos problemas para atacar la defensa norteamericana, incluso cuando jugaban en superioridad, anotando al descanso únicamente en dos de las ocasiones en que las estadounidenses jugaron defendiendo con una menos.

La desventaja se marchó a los cinco goles (6-1), aunque las españolas lograron igualar las fuerzas en el tramo final del segundo cuarto para llegar al descanso perdiendo por 7-4.

La portera del equipo norteamericano, Ashleigh Johnson, cortó la reacción española con una excelente actuación en el tercer cuarto, con ocho atajadas que lanzaron al ‘Team USA’ hacia el oro, con un parcial de 5-0 para dejar el marcador en 12-4 a falta del cuarto y definitivo periodo.

En esos ocho últimos minutos, con todo ya decidido y con los entrenadores de ambos equipos mandando a la piscina a las jugadoras que menos minutos habían jugado, el parcial fue otra vez para las americanas (2-1) para llegar al resultado final de 14-5.

El seleccionador estadounidense, Adam Krikorian, explicó el secreto del éxito: «Además del orgullo, son atletas muy competitivas, que siempre tienen hambre de más (títulos), sin importarles los éxitos que ya hayan conseguido».