EVTV
Destacados

Exjefe antidrogas de Bolivia protegía a una red de narcotráfico

El exjefe de la policía antidrogas de Bolivia Maximiliano Dávila, arrestado el sábado cuando intentaba cruzar a Argentina, era el «protector» de una red de narcotraficantes requeridos por la justicia estadounidense, aseguró este miércoles el ministro de Gobierno (Interior), Eduardo del Castillo.

Dávila, apodado «Macho», habría colaborado con una organización que refinaba en Bolivia cocaína producida en países vecinos y desde allí la exportaba a varios destinos, según una investigación difundida por el ministro y un informe de la Administración para el Control de Drogas (DEA) estadounidense.

Ambas investigaciones apuntan al exmayor de la Policía Boliviana Omar Rojas como otro de los integrantes de la organización.

Acusado de haber enviado grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos, Rojas fue detenido en Colombia el año pasado junto a otros supuestos miembros de la banda. Desde allí será extraditado al país norteamericano.

En su declaración jurada ante la justicia, un agente de la DEA afirmó que Dávila y Rojas «utilizaron sus cargos oficiales y conexiones para obtener el acceso a aeródromos bolivianos con el fin de facilitar los cargamentos de cocaína» y «organizar la protección por parte de las fuerzas del orden».

Además, el informe del funcionario de la DEA, presentado ante un tribunal de Nueva York en abril de 2021 y al que accedió AFP, señala esa ciudad estadounidense como uno de los principales destinos de la droga.

Dávila fue el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) en 2019, al final del gobierno del expresidente izquierdista Evo Morales (2006-2019), y luego fue removido por el gobierno interino de la conservadora Jeanine Áñez (2019-2020).

Su último cargo fue el de comandante departamental de la Policía de Cochabamba, que desempeñó desde noviembre de 2020 hasta marzo de 2021, bajo la administración del presidente Luis Arce, delfín de Morales. Rojas, en cambio, fue dado de baja en 2014.

La DEA fue expulsada del país sudamericano por Morales en 2008.

Bolivia es uno de los principales productores de hoja de coca, materia prima para la producción de cocaína. Su cultivo es legal en ciertas áreas y también lo es su venta en dos mercados habilitados, pero solo para el consumo individual de la hoja con propiedades estimulantes, característico entre los pueblos andinos.
Sin embargo, la mayoría de la producción se comercializa al margen de la ley.

AFP.