EVTV
Destacados

Familia de enfermera hondureña muerta bajo custodia denuncia hostigamiento policial

enfermera

La familia de una enfermera hondureña que murió en una celda de un destacamento policial denunciaron este martes ante la fiscalía ser víctimas de hostigamiento e intimidación para que desistan de sus reclamos de justicia contra los policías a los que acusan de matarla.

“Somos víctimas de constante vigilancia, persecución, hostigamiento e intimidación de parte de las fuerzas represoras del Estado”, dijo Norma Rodríguez, madre de la enfermera auxiliar y estudiante de enfermería, Keyla Martínez, de 26 años.

Martínez murió la madrugada del 7 de febrero en una celda de la policía de la comunidad de La Esperanza, en el oeste del país. Las autoridades aseguraron que la joven se ahorcó pero la autopsia practicada por la fiscalía reveló que fue estrangulada.

Más de una docena de policías que estaban de turno son investigados por la fiscalía, que sin embargo no ha emitido acusaciones contra ellos.

Rodríguez compareció ante la fiscalía para denunciar por escrito hostigamiento y “la presencia de personas extrañas en horas de la noche” en la tumba de su hija en el cementerio de La Esperanza.

“Hay patrullas policiales que merodean nuestras casas y a los lugares que hemos frecuentado en los últimos días. Hacen fuertes ruidos cuando estamos en casa, como advirtiéndonos de su presencia”, se quejó.

La madre de la enfermera subrayó que “la autopsia reveló que la causa de muerte es homicidio por obstrucción de las vías respiratorias, contradiciendo la versión policial que afirmó que es suicidio cuando Keyla estaba bajo su custodia”.

Según la versión original de la policía, Martínez fue arrestada por incumplir el toque de queda impuesto por la pandemia de covid-19.

“Aunque existe el temor en nuestra familia por este contexto que enfrentamos, advertimos que no dejaremos de buscar justicia” y que el crimen “no sea una estadística más que abone a la impunidad en Honduras”, enfatizó Rodríguez.

Naciones Unidas, la Unión Europea y Estados Unidos exigieron en comunicados al gobierno hondureño investigar el crimen y sancionar a los responsables.

Fuente AFP