EVTV
EE.UU

Florida comenzará a emitir multa de $5,000 a quienes requieran prueba de vacuna

Florida comenzará a emitir multas de $5,000 a empresas, escuelas y agencias gubernamentales que requieran que los clientes o visitantes muestren prueba de vacunación contra la COVID-19.

El gobernador republicano Ron DeSantis firmó un proyecto de ley a principios de este año que prohibió los llamados pasaportes de vacunas. Las multas comenzarán el 16 de septiembre si se les pide a las personas que muestren prueba de vacunación. La ley no se aplica a los empleadores que exigen la vacunación de su personal.

“Promesas hechas, promesas cumplidas”, dijo el miércoles la portavoz de DeSantis, Taryn Fenske.

Sin embargo, las multas no se emitirán a las líneas de cruceros debido a una orden de un tribunal federal que bloqueó al menos temporalmente la aplicación de la ley para esa industria, según una declaración anterior de la oficina del gobernador. DeSantis está apelando esa decisión.

“Creemos que el fallo será anulado tras la apelación, y confiamos en la base legal para la prohibición de pasaportes de vacunas de Florida”, dijo la secretaria de prensa Christina Pushaw en un correo electrónico al Orlando Sentinel el 24 de agosto.

La comisionada de Agricultura Nikki Fried, la única demócrata electa en todo el estado y candidata que espera desafiar a DeSantis para ser gobernadora el próximo año, criticó las multas.

“El gobernador DeSantis está tomando represalias contra los floridanos que están tratando de protegerse a sí mismos y a sus comunidades de la COVID-19”, dijo Fried en un comunicado enviado por correo electrónico. “Esto no solo va en contra del sentido común — también es un insulto a los principios del libre mercado que él dice defender”.

Las infecciones por la COVID-19 en Florida se dispararon durante el verano, ya que el estado ha sido una de las áreas más afectadas de los EE. UU. por la variante delta en casos, hospitalizaciones y muertes.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. informó que más de 15,000 pacientes están hospitalizados actualmente en Florida, en comparación con aproximadamente 1,800 en junio.