EVTV
Actualizados

Ghislaine Maxwell pasará Navidad y su cumpleaños 60 en el “hueco del infierno”

Ghislaine Maxwell pasará la Navidad y su 60 cumpleaños en prisión y sin que haya una resolución en su juicio por tráfico sexual, debido a que el jurado concluyó el miércoles una reducida primera semana de deliberaciones sin alcanzar un veredicto.

 

La socialité británica está acusada de reclutar y preparar a adolescentes para que el financiero Jeffrey Epstein abusara sexualmente de ellas durante un periodo de 10 años que se extendió de 1994 a 2004.

 

 

El jurado regresará a sus funciones el lunes, después de las festividades navideñas, tras rechazar una oferta para trabajar el jueves.

 

Así, Maxwell seguirá a la espera de su destino tras las rejas en el Centro de Detención Metropolitano, en una celda de 11 metros cuadrados, lo que ella ha descrito como un “hueco del infierno” y donde ha estado recluida desde su detención en julio de 2020. En documentos legales presentados meses atrás, los abogados de la acusada afirmaron que ella recibe un trato tan malo que sería “apropiado para Hannibal Lecter”, famoso asesino del cine.

Después de dar por concluida su jornada a las 4:30 de la tarde, la jueza de distrito Alison J. Nathan advirtió a los jurados que se protegieran contra el coronavirus durante los próximos cuatro días debido al drástico aumento de infecciones en la ciudad de Nueva York. Nathan dijo que el tribunal federal de Manhattan en el que se lleva a cabo el caso estará bajo protocolos de salud más estrictos a su regreso, y los jurados deberán utilizar mascarillas de grado médico, las cuales les serán entregadas.

 

“Necesito que todos estén aquí saludables el lunes”, declaró. Más de 89.000 personas en la ciudad de Nueva York han dado positivo por el virus en el periodo de siete días que terminó el martes.

 

Casi al final de la sesión, los jurados solicitaron acceso a las transcripciones de los testimonios de una de las acusadoras, Kate, y del exempleado de casa de Epstein, Juan Patricio Alessi.

Alessi testificó que cuando trabajó en la mansión de Epstein en Florida, entre 1990 y 2002, vio a “muchas, muchas” visitantes mujeres que parecían mayores de 20 años y a menudo se relajaban topless en la piscina. También testificó que dos de las acusadoras, que en ese entonces eran menores de edad, visitaron en repetidas ocasiones la residencia de Epstein.

 

Maxwell, de 59 años (cumplirá 60 el sábado), fue detenida en julio de 2020 y ha permanecido entre rejas sin fianza desde entonces. Los fiscales dicen que preparó a niñas de tan solo 14 años para que pensaran que era aceptable y normal que participaran en masajes sexualizados con Epstein, su antiguo novio y eventual amigo cercano y empleador, a veces a cambio de billetes de 100 dólares.

 

Durante dos semanas, los fiscales trataron de demostrar, a través de dos docenas de testigos y pruebas, que Maxwell era la principal facilitadora de Epstein. Los fiscales dicen que a veces se unía a los abusos tras reclutar a las chicas con la promesa de que la riqueza y las poderosas conexiones de Epstein podrían financiar y permitir sus sueños. A menudo, las chicas procedían de familias con problemas económicos que vivían en circunstancias desesperadas o tensas, según el gobierno.