EVTV
Venezuela

Guardia Costera de Trinidad disparó 20 veces contra bote donde murió bebé venezolano

Al menos 20 disparos efectuó la Guardia Costera de Trinidad y Tobago contra la embarcación que transportaba a 17 adultos adultos y 20 niños venezolanos, en la que murió el pequeño Yaelvis Santoyo Sarabia.

Esta afirmación la hicieron tres de los adultos a bordo: Luis Alexis Ramírez Cabral (52), Katiuska Daniela Gutiérrez (22) y Lesbia Margarita Saavedra, quienes contaron que al momento de su salida desde Tucupita la noche del 5 de febrero, su pequeña embarcación tenía dos motores, pero uno presentaba fallas.

Los venezolanos revelaron que se encontraban en las cercanías de Moruga, en Trinidad, cuando el motor con problemas se apagó y esto les impidió moverse a la velocidad que lo venían haciendo, y cuando intentaban avanzar lentamente, fueron sorprendidos por una fuerte voz y dos bengalas. Se disparó una bengala al aire y la otra bengala se disparó contra su bote, detallaron.

Poco después de las bengalas, escucharon fuertes golpes y se dieron cuenta de que el mismo barco ahora estaba disparando contra su bote. Todos intentaron buscar refugio después de que les dispararan aproximadamente 20 veces.

Con la embarcación de la Guardia Costera a unos 30 metros de distancia, el cese al fuego solo llegó cuando escucharon una mujer exclamar y llorar que le habían disparado a su bebé. Tras conocer lo ocurrido, los guardacostas se acercaron lentamente y llamaron a una segunda embarcación más grande para que los ayudara.

Primero sacaron a la madre, Darielvis Sarabia, y la llevaron al barco de los guardacostas, y luego los oficiales comenzaron a sacar a los migrantes restantes del bote. Todo mientras el pequeño Yaelvis permaneció en el bote en el que fue asesinado, indicaron los testigos.

Lesbia Margarita Saavedra estuvo sentada a dos asientos de Darielvis y el pequeño Yaelvis en el momento del incidente y solo recuerda haber tratado de proteger a los niños que estaban en su bote.

Cuando los llevaron a la embarcación más grande de la Guardia Costera, los pusieron de rodillas en la cubierta del barco durante un tiempo y luego les dijeron que se sentaran antes de llevarlos a tierra. Al llegar a la orilla fueron trasladados y colocados en una camioneta desde donde posteriormente fueron transportados a las instalaciones del Helipuerto.

Con información de Trinidadexpress.