EVTV
Destacados

Gustavo Petro y Francia Márquez declarados oficialmente como presidente y vicepresidenta de Colombia

Gustavo Petro y Francia Márquez fueron declarados electos como presidente y vicepresidenta de la República de Colombia para el periodo 2022-2026.

El registrador nacional de Colombia, Alexander Vega, hizo el anuncio y pidió publicar la resolución 32-35 del 23 de junio de 2022 en la página web del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Vega detalló que en las elecciones de la segunda vuelta en Colombia, celebradas el pasado 19 de junio, el total de votos para partidos y candidatos fue de 21 millones 897 mil 414 con 500 mil 069 votos en blanco.

Asimismo, informó que Rodolfo Hernández tuvo 10 millones 604 mil 166 votos y Gustavo Petro, el vencedor de la contienda, alcanzó los 11 millones 292 mil 758 votos.

César Abreo Méndez, presidente del CNE, indicó que «el acto de la democracia colombiana que hoy ponemos nuevamente en escena tiene una tradición muy larga» celebrado a pesar de que las autoridades electorales han sorteado «muchas dificultades». «Sin embargo, de todas hemos aprendido», dijo.

«Tenemos un pueblo que acaba de pronunciar su veredicto, y hoy ante la población ciudadana refrendamos la voluntad popular», agregó.

Abreo Méndez aseguró que entregó las credenciales «con la seguridad de estar ante los dos principales responsables de los destinos del país», en una nueva etapa histórica, «nacida de los cambios impulsados por muchas generaciones».

«Les entregamos las credenciales para que conduzcan los cambios soñados por los jóvenes del pasado y del presente. Qué viva la democracia colombiana», expresó.

La magistrada Doris Ruth Méndez manifestó que fue «un honor inmenso» el entregar la credencial a Francia Márquez como vicepresidenta que «hoy asume un mandato de altísima responsabilidad, para blindar y superar siglos de discriminación (…) para vivir sabroso y con pleno respeto de los derechos humanos».

Las credenciales a Petro fueron entregadas por Luis Guillermo Pérez Casas, magistrado del CNE y César Abreo Méndez, presidente del CNE.

Luis Guillermo Pérez Casas aseguró que tanto Petro como Márquez son sobrevivientes en un país de luchadores y aseveró que la alternancia en el poder político asegura la democracia, la paz pública y la credibilidad de las instituciones.

Pérez Casas manifestó su deseo de que Colombia entienda «que nadie tiene que matar por sus ideas y nadie tiene que ser asesinados por profesarlas».

Francia Márquez, vicepresidenta electa, le aseguró a las mujeres que van a trabajar «duro» por la dignidad de sus derechos, y también le dedicó unas palabras a los campesinos, a las personas con discapacidad, a la comunidad LGBTQ+ y a su pueblo negro.

«Gracias por creer. Solo quiero contribuir trabajando arduamente porque nunca más una persona en este país, vuelva a decir que no se puede, que no es capaz. Sí podemos y sí somos capaces de avanzar en la reconciliación nacional y lograr la paz», dijo al tiempo que instó a los colombianos a usar «el amor y la alegría porque merecemos vivir sabroso».

Para Márquez su elección como vicepresidenta es un acto de justicia racial y de género.

Gustavo Petro, presidente electo, afirmó que el ejercicio electoral fue «duro y difícil», y por ello agradeció a los hombres y mujeres que custodiaron el voto.

Petro, asimismo, comentó que ganó porque tres millones de nuevos electores «no dejaron que se evaporara la posibilidad del cambio en Colombia».

El iziquierdista, durante su discurso, pidió construir el Gran Sistema Nacional de Orquestas y Música de Colombia y mencionó la presentación de otro código electoral como proyecto de ley para el 20 de junio o el 7 de agosto.

También insistió en la idea de un «gran acuerdo nacional», para lo que informó que ha invitado «simbólicamente» a su rival en las urnas, Rodolfo Hernández, y al expresidente Álvaro Uribe, de quien ha sido el principal opositor, para hablar «sobre temas del país».

«Lo que queremos en realidad es que millones de colombianos se pongan en modo diálogo, pero que sea vinculante, no solamente para hablar, sino para tomar decisiones (…) para llegar a acuerdos», para «construir los caminos de la transformación, no para seguir como estamos», manifestó.