EVTV
Entretenimiento

Harry se refugió en las drogas y el alcohol tras la muerte de su madre: «Hacía todo lo que me hacía sentir menos»

Harry

Harry, el ex duque de la Familia Real británica, confesó haber acudido en las drogas y alcohol para poder superar la pérdida de su madre, la princesa Diana, quien falleció cuando él tenía tan solo 12 años en accidente de tránsito en París, Francia.

Ahora con 36 años, Harry comparte el infierno que vivió dentro de la monarquía en una serie titulada The Me You Can’t See (Lo que no ves de mi) que co-produjo con la presentadora de televisión estadounidense, Oprah Winfrey y se transmite a través de la plataforma de streaming de Apple TV+, donde se toma como tema principal la salud mental.

Ataques de pánico, consumo de alcohol y drogas marcaron la etapa de duelo que, él entonces príncipe, atravesaba.

«Estaba dispuesto a beber, estaba dispuesto a tomar drogas, estaba dispuesto a intentar hacer las cosas que me hacían sentir menos», confesó Harry en el episodio. «Poco a poco me fui dando cuenta de que, si bien no bebía de lunes a viernes, probablemente me bebería el equivalente a una semana en un día, un viernes o un sábado por la noche. Y me daba cuenta de que bebía, no porque lo disfrutara, sino porque intentaba enmascarar algo», detalló.

Harry le cuentó a Oprah Winfrey en el documentó cómo se refugió en la  bebida y las drogas como método de salvación. Cuando empezó a beber en exceso, llegaron los ataques de pánico que le dejaron secuelas que debió aliviar con terapia.

El hermano del príncipe William, compartió detalles de cómo fue su vida con los Windsor y asegura que la vida en palacio no fue fácil en su transición de la infancia a la adolescencia porque «tampoco estaba en un entorno en el que se animara a hablar de ello, eso estaba como aplastado».

En esa charla confiesa que la época más feliz de su vida fueron los 10 años que estuvo en el Ejército «porque no había un trato especial por ser miembro de la realeza».

Harry recuerda con tristeza que no encontró ayuda en la familia y que le dijeron que «se aguantara» cuando hablaba de su salud mental. Pensó que su familia le ayudaría, pero cada petición que hacía se encontraba con el silencio total.

«Los miembros de la familia me han dicho que simplemente siguiera y que mi vida sería más fácil, pero tengo mucho de mi madre. Me siento como si estuviera fuera del sistema, pero sigo atrapado allí. La única manera de liberarse y salir es decir la verdad», dijo.

Harry habla alto y claro sobre la salud mental: «Las personas que están heridas, comprensiblemente heridas, por su educación, su entorno, lo que les ha pasado, a lo que han estado expuestas, lo que han visto -sea lo que sea- si no te transformas, si no lo procesas, entonces acaba saliendo y de todo tipo de formas diferentes y no lo puedes controlar».

con información de La Vanguardia