EVTV
Historias de éxitos

HISTORIA DE ÉXITO | El irresistible golfeado venezolano endulza paladares en Santiago de Chile

Hay emprendimientos venezolanos en Chile que tienen una esencia diferente. Como si contaran con una bendición particular y el caso de Golfeadomanía (@golfeadomania.cl) tiene ese elemento sostenido por el respeto, la comunicación y el trabajo en equipo de una familia de Guatire, Miranda, que le pone corazón y esfuerzo a ese sueño convertido en realidad.

José Ángel, Florángel y María Bolívar emigraron a Santiago con Yamila, José Gregorio y Carlos, sus esposos. Ya instalados se trajeron a sus papás, Tomás Bolívar y Yajaira Berroterán.

Querían fundar una panadería. José Gregorio, María y Yajaira despuntaban con sus habilidades gastronómicas. Sin embargo, la realidad al arribar fue comprimiendo el proyecto y el ingeniero, el contador, el médico, el militar y la ama de casa tuvieron que resolver con la marea de lo que viniera.

«En Venezuela nace la ilusión de montar un emprendimiento familiar entre todos, pero nuestra expectativa fue muy diferente a la realidad», recuerda María, quien detalla que se vieron obligados a trabajar de manera independiente para no acabar los ahorros.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de PANADERIA (@golfeadomania.cl)

La pandemia golpeó, con despidos, a la familia Bolívar, y como tabla de salvación Florángel y Jose Gregorio hicieron cachitos y golfeados y se fueron a venderlos en el Metro de Ciudad del Niño. A veces regresaban con las cavas llenas, frustrados.

Entonces, decidieron dar a conocer sus productos en su entorno y fidelizaron a un buen grupo de clientes, con el golfeado como producto estrella. «No esperábamos tanta receptividad con los panes que también preparábamos, por lo que retomamos el plan de conformar nuestro proyecto», detalla.

Así, en septiembre de 2021 , Golfeadomanía inauguró su panadería artesanal y el crecimiento de la marca se vislumbra gracias a sus golfeados de queso llanero y de mano, pan de jamón y francés, cachitos, dobladitas y galletas, entre otros productos.

Todo con el sello de una familia que lucha por preservar el sabor de la Venezuela que tanto amamos. Fue tanta la receptividad que el lunes 15 de agosto celebraron la ampliación de su sede en Ñuñoa.

Con información de Crónica de Chile