EVTV
Actualizados

Juicio a Ghislaine Maxwell: Me dio un uniforme escolar y me dijo que vaya a tomar el té con Jeffrey Epstein

Una mujer británica testificó el lunes que Ghislaine Maxwell la presionó para que diera masajes sexuales a Jeffrey Epstein cuando aún era una adolescente, asegurándole que se divertiría con él.

La mujer -que testifica en el juicio por abuso sexual de Maxwell en la ciudad de Nueva York utilizando el seudónimo “Kate” para proteger su privacidad- describió un episodio ocurrido a mediados de la década de 1990 en la finca de Epstein en Palm Beach, Florida, en el que Maxwell le dejó un traje de colegiala con una falda plisada para que lo vistiera ante el financiero.

“Pensé que sería divertido que le llevaras a Jeffrey su té con este traje”, recordó la testigo que le dijo Maxwell.

Tras el encuentro sexual que siguió, la socialité británica “me preguntó si me había divertido” y le dijo: “Eres una chica tan buena”, narró.

La testigo fue la segunda mujer que subió al estrado contra Maxwell en el tribunal federal de Manhattan. Pero, a diferencia de la primera, tenía la edad de consentimiento en el Reino Unido y Estados Unidos durante su contacto sexual con Epstein, por lo que el juez le prohibió detallar actos sexuales específicos.

Maxwell, de 59 años, ha negado las acusaciones de haber preparado a niñas de hasta 14 años para Epstein, que se suicidó en la cárcel en 2019. Sus abogados dicen que el gobierno la está convirtiendo en un chivo expiatorio de los supuestos delitos sexuales de Epstein.

La mujer que testificó el lunes dijo que conoció a Maxwell a los 17 años a través de una amiga con la que había salido de forma intermitente, y que estaba ansiosa por ser amiga del socialité británico. Maxwell le dijo que Epstein, entonces su novio, era un filántropo que podía ayudarla con su carrera de cantante, dijo.

Después de aceptar darle masajes en Londres, más tarde la llevaron en vuelos comerciales a Florida, donde dijo que las interacciones continuaron cuando ella tenía 18 años.

Según relató, Epstein necesitaba tener sexo “unas tres veces al día”. “Ella decía: ‘¡Los chicos y sus pitos!’, que era su eufemismo”, dijo la testigo. Maxwell también le dijo que Epstein era “exigente” cuando se trataba de masajes sexuales, diciendo que era “muy difícil estar al día” con sus necesidades, añadió. Según agregó, le preguntó si conocía a alguien que pudiera realizar sexo oral a Jeffrey porque era mucho para ella. Decía: “Ya sabes lo que le gusta. Guapas, jóvenes, bonitas, como tú’”, le dijo.

Recordó que la primera vez que vio a Epstein desnudo, Maxwell estaba de pie junto a él. “Lo recuerdo claramente porque estaba aterrorizada y congelada”, dijo.

Por el contrario, la conducta de Maxwell era “casi como una colegiala”, dijo. “Todo era divertido. Todo parecía ser una broma divertida y tonta”.

Dijo que se resistió a “desvincularse” de Maxwell y Epstein “porque había sido testigo de lo conectados que estaban ambos y tenía miedo.”

Cuando se le preguntó si quería testificar de forma anónima, dijo: “Tengo una gran cantidad de humillación y vergüenza en torno a los acontecimientos que tuvieron lugar” y quería proteger a su hijo de conocer los detalles.

En el interrogatorio, un abogado de Maxwell consiguió que la testigo reconociera los casos en los que había hablado públicamente sobre Epstein y Maxwell utilizando su nombre real. El abogado también le preguntó si su historial de abuso de drogas y alcohol afectaba a su memoria.

AP