EVTV
Actualizados

La UE junto a diversos países y ONG de DDHH pidieron restaurar la independencia del sistema judicial en Venezuela

Durante la sesión de este viernes en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la Unión Europea pidió que sea restaurada la independencia del sistema judicial en Venezuela. Esto luego de que la Misión demostrara en su informe que el sistema de justicia en Venezuela es utilizado como instrumento para la persecución, tortura y otras violaciones de derechos humanos contra opositores al gobierno de Nicolás Maduro.

Durante el diálogo la embajadora Lotte Knudsen aseguró que el documento es “muy preocupante”.

“Hay motivos para considerar que la mayor parte de los casos no han sido investigados ni enjuiciados conforme con el derecho nacional e internacional. Parece que hay numerosas irregularidades procesales que se han llevado a cabo con la interferencia de autoridades de alto nivel, violando así el principio de independencia del poder judicial. El informe también destaca la impunidad por violaciones de derechos humanos“, resaltó.

Con esto pidió  que en “Venezuela se restaure la independencia del sistema judicial y que lleve ante la justicia a los responsables de crímenes y violaciones de derechos humanos”, instó Knudsen.
Además exigió a la dictadura de Maduro que «cooperen con todos los mecanismos de rendición de cuentas, incluyendo la Misión de Investigación y la Corte Penal Internacional”, y que se permita la apertura de una oficina plena del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en el país.
Knudsen aseguró que “la prioridad de la Unión Europea es la rendición de cuentas y justicia para las víctimas”, y reiteró “la importancia de una solución democrática y política a la crisis en Venezuela, que lleve a elecciones parlamentarias, presidenciales y regionales transparentes, inclusivas y creíbles”.

A las peticiones de la embajadora, se le sumaron otros países: Ecuador, Uruguay, Brasil, Paraguay y Colombia.

El embajador de Ecuador dijo que “es motivo de especial preocupación el recuento de innumerables violaciones derechos humanos en Venezuela, como ejecuciones extrajudiciales, torturas, desapariciones forzadas, tratos crueles, inhumanos y denigrante».
Uruguay  expresó que “el sistema de justicia juega un papel definitivo en la persecución y represión de opositores, en lugar de proteger a las víctimas”.
Brasil y Paraguay enfatizaron su preocupación por las ejecuciones extrajudiciales y violaciones de derechos humanos, así como la ausencia de independencia del sistema de justicia; al tiempo que el embajador de Chile dijo que “esta situación ha significado para Chile una masiva llegada de migrantes que buscan mejores oportunidades de vida”.
Colombia pidió a la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, asegurar todos los mecanismos para que los responsables de las violaciones de derechos humanos sean llevados ante la justicia y exista reparación a las víctimas.
No solo estos países alzaron su voz, también distintas organizaciones:
Provea y FIDH avalaron el trabajo de la Misión de determinación de Hechos, afirmando que  “es la última esperanza para que las víctimas tengan justicia en Venezuela”.
mientras que, Cofavic denunció que la impunidad es la constante en Venezuela y pidió a los miembros del Consejo de DDHH impulsar las medidas necesarias para poner fin a la impunidad en los crímenes que comenten los funcionarios del Estado venezolano.
Amnistía Internacional y Human Rights Watch, recordaron que “la oficina del Fiscal de la Corte Penal Internacional afirmó que hay suficientes hallazgos de que en Venezuela se han cometido crímenes de lesa humanidad. Los miembros del sistema de justicia, en lugar de proteger a las víctimas, amparan los delitos y violaciones de derechos humanos que se impulsan desde el Estado”.
Por su parte, United Nation Watch expresó que “el informe refleja lo que todos sabemos, que en Venezuela no hay justicia (…) se cometen crímenes y horrores contra civiles y militares” y Freedom House aseguró que “las víctimas necesitan justicia y reparación”, por lo que instaron a los miembros del Consejo de DDHH de la ONU a “hacer más convincentes su apoyo al trabajo y resultados de la Misión”.