EVTV
EE.UU

Legisladores de EEUU instan a Biden a prohibir las compras de petróleo ruso

Una quincena de legisladores de Estados Unidos instó al presidente Joe Biden a prohibir las importaciones de petróleo ruso como castigo adicional por invadir Ucrania, un paso que la Casa Blanca hasta ahora se ha negado a dar.

«Estados Unidos no debería subsidiar la guerra de Vladimir Putin en Ucrania comprando e importando petróleo ruso», declaró la senadora republicana de Virginia Occidental, Shelley Moore Capito.

Moore Capito forma parte de un grupo de senadores, republicanos y demócratas, que presentó en la tarde un proyecto de ley que pretende prohibir estas importaciones. Muchos de ellos representan estados conocidos por su producción de petróleo.

La iniciativa es impulsada por el también senador de Virginia Occidental, el demócrata Joe Manchin, y la senadora Lisa Murkowski, republicana de Alaska.

Biden dijo el miércoles que «no se descarta nada» sobre la posibilidad de frenar estas importaciones.

Pero la Casa Blanca advirtió al mismo tiempo sobre los riesgos asociados con esa decisión, como el aumento en el precio del oro negro, que podría penalizar a los consumidores estadounidenses.

«Nuestro objetivo aquí es que cada paso (en la respuesta) que demos tenga el máximo impacto en el presidente Putin y las mínimas consecuencias en el pueblo estadounidense», dijo el jueves la secretaria de prensa de Biden, Jen Psaki.

El grupo de legisladores, sin embargo, recibió el apoyo de la poderosa presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

«Estoy a favor, prohibirlo», dijo en una conferencia de prensa el jueves por la mañana.

Sería una sanción sin duda simbólicamente fuerte pero a priori sin consecuencias insalvables para Estados Unidos, un gran productor de petróleo que no importa mucho petróleo ruso.

Incluso sin un aluvión de sanciones rusas por hidrocarburos hasta el momento, la invasión rusa de Ucrania ya ha llevado los precios del petróleo a su nivel más alto en más de una década, mientras que el gas alcanzó nuevos récords.

AFP.