EVTV
EE.UU

Murió “Champ”, el mayor de los perros presidenciales

Hoy, cuatro patitas menos acompañan a la familia presidencial. La primera dama de los Estados Unidos, Jill Biden, informó este sábado 19 de junio sobre la muerte de ‘Champ’, el pastor alemán que había estado con la familia desde su nacimiento hace 13 años.

“Qué en paz descanse nuestro dulce y buen chico, Champ. Siempre te echaremos de meno”, expresó la primera dama junto a un comunicado:

“Nuestros corazones se siente pesados hoy al dejarles saber que nuestro amado pastor alemán, Champ, falleció pacíficamente en casa.

Fue nuestro compañero constante y querido durante los últimos 13 años y fue adorado por toda la familia Biden. Incluso cuando la fuerza de Champ disminuyó en sus últimos meses, cuando entramos en una habitación, inmediatamente se levantaba, su cola siempre meneaba, y nos acariciaba con la nariz para rascarnos una oreja o un masaje en la barriga.

Dondequiera que estuviéramos, él quería estar, y todo mejoró instantáneamente cuando estaba a nuestro lado. Nada le gustaba más que acurrucarse en nuestros pies freate fuego al final del día, unirse a nosotros como una presencia reconfortante en las reuniones o tomar el sol en el jardín de la Casa Blanca.

En su juventud, era el más feliz persiguiendo pelotas de golf en el jardín delantero del Observatorio Naval o corriendo para atrapar a nuestros nietos mientras corrían por nuestro patio trasero en Delaware.

En nuestros momentos más alegres y en nuestros días más afligidos, él estaba allí con nosotros, sensible a cada uno de nuestros sentimientos y emociones no expresados. Amamos a nuestro dulce y buen chico y siempre lo extrañaremos”.

Champ, es el hermano mayor de Major, otro pastor alemán de tres años que fue adoptado por la pareja presidencial para hacerle compañía y animarle al viejo canino mientras atravesaba una etapa en la que su salud se debilitaba.

Días después de la llegada de Joe y Jill a la Casa Blanca, los perros presidenciales se vieron obligados por motivos de seguridad a abandonar la residencia y ser devueltos a la propiedad de la familia en Delaware luego de que Major intentara, sin querer, morder a un agente.