EVTV
Destacados

No se detectó intromisión extranjera en las elecciones presidenciales

Economía y atención médica
 Este miércoles,  funcionarios de seguridad electoral de EE. UU.  afirmaron que, independientemente de quién resulte ganador de las elecciones presidenciales del país, serán los votantes estadounidenses, no los adversarios extranjeros, quienes determinen el resultado.

«No tenemos evidencia de que algún adversario extranjero haya sido capaz de impedir que los estadounidenses voten o cambien los recuentos de votos», dijo Christopher Krebs, jefe de la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de Estados Unidos (CISA), en un comunicado el miércoles por la noche.

La declaración sigue garantías similares de funcionarios electorales y de seguridad después de que cerraron las urnas el martes por la noche, cuando el general del Comando Cibernético de EE. UU. Paul Nakasone dijo que estaba «seguro de que las acciones que hemos tomado contra los adversarios durante las últimas semanas y meses han asegurado que no vayan interferir «.

La declaración de CISA también llega en un momento clave, ya que los funcionarios electorales en un puñado de estados cuentan los últimos votos en lo que se ha convertido en una reñida carrera entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su retador, el exvicepresidente Joe Biden.

La campaña de Trump ya ha tratado de desafiar algunos de los resultados, presentando una demanda en el estado de Michigan por quejas sobre el acceso a los lugares de conteo, mientras pide un recuento en el estado de Wisconsin.

Las redes sociales también han estado plagadas de rumores y acusaciones de fraude doméstico, incluidas algunas acusaciones circuladas por cuentas pertenecientes a miembros de la familia de Trump u otros partidarios de alto perfil.

CISA y el FBI se negaron el miércoles a comentar sobre las acusaciones, pero las organizaciones que representan a los funcionarios electorales estatales dijeron que estaban «contando diligentemente todos los votos elegibles».

«En el transcurso de la elección, se emitieron más de 100 millones de boletas de forma segura, tanto en persona como por correo», según una declaración conjunta de la Asociación Nacional de Directores Electorales Estatales y la Asociación Nacional de Secretarios de Estado.

“Estos resultados no son oficiales y las cifras seguirán cambiando hasta que se hayan revisado y certificado”, dice el comunicado, que agrega: “Este es el estándar para cada elección”.

En las semanas previas a la votación nacional del martes, los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos reconocieron públicamente que tanto Irán como Rusia habían tratado de entrometerse en las elecciones pirateando sistemas conectados a las bases de datos de registro de votantes.

Dijeron que aunque los iraníes se infiltraron en la base de datos de un estado y utilizaron esa información como parte de una campaña de desinformación, los ataques se cerraron y no tuvieron ningún impacto en las elecciones.

Aún así, Nakasone de Cyber ​​Command tuiteó el miércoles que con los votos aún contados, sus equipos permanecieron activos, «contrarrestando a adversarios extranjeros que buscan interferir».

Otras agencias gubernamentales encargadas de ayudar a asegurar las elecciones pasaron el miércoles cambiando su enfoque de proteger la infraestructura electoral de Estados Unidos a rechazar campañas de desinformación diseñadas para socavar la confianza en las elecciones en sí.

«Podría ver potencialmente desfiguraciones [del sitio web], manipular los recuentos en ciertos sitios web o incluso en los medios», advirtió un alto funcionario de CISA, hablando bajo condición de anonimato, el martes por la noche cuando se cerraban los sitios de votación finales. «Se podían ver campañas de desinformación amplificando o promoviendo resultados o resultados falsos «.

Funcionarios y expertos dijeron que algunas de esas campañas parecían estar en marcha cuando las urnas comenzaron a cerrarse el martes, apuntando a publicaciones en las redes sociales de los medios de comunicación respaldados por Rusia.

A última hora del miércoles, CISA usó Twitter para instar a los estadounidenses a tener cuidado.

«Estamos viendo informes de cuentas de medios falsas que llaman a un estado», dijo Krebs de CISA, señalando una serie de tweets que pretendían provenir de The Associated Press, diciendo que Biden había ganado Michigan, aunque en ese momento, no se había hecho tal llamada. .

Algunos expertos advirtieron que los adversarios estadounidenses probablemente estén esperando su momento, contentos de aprovechar el ecosistema de desinformación estadounidense existente.

“Los actores extranjeros solo tienen que amplificar las cosas que dicen algunos actores nacionales”, dijo Nina Jankowicz, investigadora de desinformación del Centro Internacional para Académicos Woodrow Wilson, con sede en Washington.

“Hay mucho más que ganar en el período posterior al día de las elecciones, en términos de inspirar una mayor desconfianza en el sistema democrático a largo plazo”, dijo.

Fuente Voanews.scom