EVTV
Internacionales

Partido oficialista reconoce derrota en presidenciales ante ventaja de Xiomara Castro en Honduras

El oficialista Partido Nacional reconoció el martes su derrota en las elecciones presidenciales, en las que la izquierdista Xiomara Castro supera a su rival con amplia ventaja, según los resultados parciales, y se encamina a ser la primera mujer en gobernar Honduras.

Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre) suma el 53,49% de los votos. La sigue de lejos Nasry Asfura, candidato del (PN, derecha), con 33,98%, cuando se han escrutado el 52,07% de los sufragios.

«Hoy pueden ver el clima de paz y tranquilidad que hay en el país, aunque el Partido Nacional no haya sido electo a la cabeza del gobierno», dijo el secretario del Comité Central del gobernante Partido Nacional, Kilvett Bertrand, a Radio América.

El conteo avanza lento en vista de que el material que falta por ingresar al sistema llega de forma física, mientras que la primera mitad del total ingresó en formato digital, según detalló el Consejo Nacional Electoral (CNE).

La llegada de Castro al poder pondrá fin a una hegemonía de 12 años del Partido Nacional y reemplazará en enero al derechista Juan Orlando Hernández, quien termina su segundo mandato en medio de señalamientos de narcotráfico en Estados Unidos.

Castro, esposa del expresidente Manuel Zelaya (2006-2009), derrocado por una alianza cívico-militar de derecha debido a su acercamiento con la Venezuela de Hugo Chávez, prometió «un gobierno de reconciliación».

«Ya se reunió Nasry Asfura con Xiomara, y ya le reconoció, ya es público eso», dijo Zelaya a la prensa, según publica el sitio de internet del diario El Heraldo.

«Le deseamos el máximo de los éxitos a los que han ganado las elecciones», agregó Bertrand en sus declaraciones.

Dijo que «con la cabeza adelante y erguida» el derechista PN seguirá «trabajando fuerte y desde la oposición, para cuidar la democracia» del país.

En las próximas horas, se espera que se pronuncie el candidato perdedor, Nasry Asfura, también alcalde de Tegucigalpa, según dijo Bertrand.

 

– Violencia y politización –

 

Para la misión de observación de la Unión Europea, los comicios se realizaron en un ambiente de calma, pese a los temores previos de posibles enfrentamientos, ante la posibilidad de que una de las partes rechazara los resultados.

«La jornada electoral transcurrió con calma. Los votantes acudieron en gran número mostrando fuerte compromiso por la democracia», dijo la misión en su informe.

Sin embargo los comicios se caracterizaron «por una gestión muy politizada, unos niveles de violencia política sin precedentes y el evidente abuso de recursos del Estado durante la campaña», según leyó Zeljana Zovko, líder de la misión.

Recordó que «al menos seis alcaldes, candidatos y activistas fueron asesinados en las semanas previas a las elecciones». «La distribución de bonos de ayuda social del Estado aumentó durante la campaña, así como la presión por parte de funcionarios del gobierno a empleados públicos para que asistieran a mitines» del oficialismo, consideró.

La UE, que tuvo 78 observadores en terreno, detectó que los medios estatales favorecieron abiertamente al candidato de gobierno, mientras que en las redes sociales fueron evidentes la desinformación y el contenido violento sobre los candidatos.

En estas elecciones generales, Libre también se hizo de las alcaldías de las dos mayores ciudades del país, Tegucigalpa (capital) y San Pedro Sula. Los candidatos oficialistas en esos comicios ya reconocieron también su derrota.

Aún falta definir la distribución del Parlamento, de 128 diputados, aunque las proyecciones indican que la mayoría la tendrá Libre.

 

– «Cuidadito» –

 

Castro promueve un «socialismo democrático», lo que le ha valido ser acusada de «comunista» por sus adversarios. Ya ha recibido las felicitaciones de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

«Cuidadito se van por un camino que no sea la democracia, cuidadito se van por el camino equivocado. Cuidadito empiezan a coquetear con otras ideologías. El Partido Nacional será garante que en Honduras vayamos a elecciones cada cuatro años», consideró Bertrand.

«No piensen que el Partido Nacional está abajo», añadió, precisando que tendrán al menos 45 parlamentarios para hacer contrapeso, durante el período 2022-2026.

Pese a los temores, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) ha felicitado a Castro y se ha ofrecido a trabajar con ella. El propio Cohep anunció una reunión con Castro, para dialogar sobre «desarrollo económico, energético y social del país».

AFP