EVTV
Destacados

Pedro Castillo, el nuevo presidente de Perú

Pedro, del partido Perú Libre, se alza como el nuevo presidente de Perú, tras el balotaje de este domingo 6 de junio  y semanas de angustias contra Keiko Fujimori.

¿Quién es Pedro Castillo?

  • Profesor de enseñanza primaria desde 1995.
  • Impulsa la idea de crear una nueva Constitución Política a través de una asamblea constituyente
  • Propone la nacionalización de los sectores mineros, gasíferos y petroleros.

“No más pobres en un país rico”, repitió como mantra en esta campaña el abanderado de Perú Libre, un minoritario partido que se define como marxista leninista, que superó por estrecho margen a Keiko Fujimori, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), al conquistar con mensajes simples el sentimiento de indignación de millones de peruanos.

Nació en Puña, un pueblo del distrito de Chota, en la región norteña de Cajamarca, donde es maestro de una escuela rural desde hace 24 años. Es el tercero de nueve hermanos y sus padres son campesinos analfabetos.

A sus 51 años Castillo es “el primer presidente pobre del Perú”, según definió el analista Hugo Otero para la AFP.

Casado con Lilia Padedes, tienen tres hijos: Arnol, de 16, Alondra, de seis, y Jennifer, de 23, quien es adoptada.

Su esposa es evangélica, pero él católico, y en el patio de su casa hay un cuadro de Jesús rodeado de ovejas con la leyenda en inglés “Jehova is my shepherd” (Jehová es mi pastor).

Acostumbra a citar pasajes bíblicos cuando apela a su moral conservadora para justificar su rechazo al aborto, al matrimonio homosexual y la eutanasia.

“Nos sentimos orgullosos que mi hermano haya llegado hasta esta altura, siendo un hombre humilde”, dijo a la AFP Amelia Castillo, la hermana menor del presidente electo, de 34 años.

Junto a su casa de ladrillos de dos pisos en el caserío cajamarquino de Chugur, Castillo tiene una chacra de una hectárea donde la familia cultiva maíz, camote y hortalizas, y cría gallinas y vacas.

Con sombrero blanco de copa alta típico de Cajamarca, recorrió Perú, incluso a caballo, para conseguir votos. De niño debía caminar varios kilómetros para ir a la escuela.