EVTV
Destacados

Preocupan sustancias tóxicas generadas por incendio en Cuba

A medida que pasan los días, aumenta la preocupación por las sustancias tóxicas generadas por el incendio sin precedentes, que se desato desde el viernes de la semana pasada en la zona industrial de Matanzas en Cuba.

Un incendio que parece no tener fin, aunque el gobernante cubano Miguel Díaz Canel, dijo que el martes fue un buen día.

Una serie de grandes explosiones han complicado las labores de extinción en el cuarto día del incendio en un parque de depósitos de combustible de Matanzas, en el occidente de Cuba, el mayor desastre industrial de la historia del país.

Según el régimen cubano, el principal apoyo lo recibieron de Venezuela y de México, con helicópteros y bombas de alta presión.

En cuanto a la ayuda desde Estados Unidos, el departamento de estado dijo que estableció un equipo para facilitar las exportaciones humanitarias y que ambos gobiernos sostienen conversaciones.

Los estallidos, con columnas de fuego de varias decenas de metros, crearon una cortina de espeso humo negro que ha imposibilitado a los expertos analizar la situación sobre el terreno. El incendio, ahora fuera de control, podría seguir días activo.

En concreto, se desconoce el alcance de los daños en el tercer y cuarto depósitos de combustible, de los ocho que componen la base de supertanqueros, de 50,000 metros cúbicos cada uno.

Durante todo el día, varios helicópteros militares lanzaron agua de la bahía de Matanzas sobre las llamas. Pero no fue suficiente. A las labores se sumaron equipos de México y Venezuela.

La embajada de Estados Unidos en La Habana dijo que el Departamento de Estado se mantiene a la espera de que las autoridades cubanas requirieran asistencia humanitaria o técnica. Por su parte, una funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo a través de comentarios en Facebook, que Estados Unidos fue quien tomo la decisión de ofrecer solamente asesoría técnica y que ya se han hecho llamadas.

«El tercer tanque también colapsó, luego de que del segundo se vertiera el combustible y comprometiera aún más la situación en horas de la madrugada», declaró el gobernador de Matanzas, Mario Sabines, a medios oficiales.

Explicó que durante la noche se sucedieron varias explosiones, aumentó el humo y el incendio del segundo tanque comprometió el tercer tanque de la instalación que cuenta con ocho depósitos de combustibles.

«Efectivamente ocurrió el riesgo que habíamos anunciado», señaló el gobernador.

Detalló que «se esparció el contenido (combustible) del segundo tanque y se extendió el incendio al tercer tanque. El área del incendio es bastante amplia, abarca tres tanques», de la base de supertanqueros de la ciudad noroccidental cubana, situada a 100 kilómetros al este de La Habana.

Sabines dijo que desde esta mañana helicópteros del ejército están vertiendo agua de mar para proteger objetivos en el lugar del suceso y los bomberos abren camino para facilitar la entrada de las brigadas de especialistas de México y Venezuela, que se encuentran colaborando en la extinción del fuego.

Entre las últimas operaciones, indicó que se está instalando una potente bomba hidráulica de grandes dimensiones para rociar con espuma química los tanques incendiados.

Las últimas explosiones registradas en el lugar del siniestro provocaron tres heridos leves, según informó la agencia estatal Prensa Latina.

Hasta ahora se reporta un bombero fallecido y otros 16 desaparecidos, así como más de un centenar de personas lesionadas, de las que 101 recibieron el alta médica y 24 permanecen ingresadas en centros hospitalarios de Matanzas y La Habana.

Según las últimas evaluaciones, el derrame del combustible provocó que ardiese la maleza circundante, y los daños no se han evaluado.

Con información de TELEMUNDO 51