EVTV
Internacionales

Principio de acuerdo en la OMC para levantar las patentes de las vacunas anticovid

Los cuatro principales fabricantes de vacunas anticovid llegaron a un compromiso sobre la derogación de los derechos de la propiedad intelectual, celebró el miércoles la jefa de la Organización Mundial del Comercio (OMC), quien llamó a un consenso sobre el tema de todos los países miembros.

Ngozi Okonjo-Iweala destacó en un comunicado los «decisivos progresos logrados» por la Unión Europea (UE), Estados Unidos, India y Sudáfrica «en lo referente a una derogación al acuerdo sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual que conciernen el comercio para la producción de vacunas contra el covid-19».

«Es un gran paso adelante», afirmó la directora de la OMC, señalando que todos los detalles del compromiso aún no han sido terminados.

Unas horas antes, Adam Hodge, portavoz de la representante comercial de Estados Unidos, había anunciado «un compromiso que allana el camino (…) hacia un resultado concreto y significativo», al tiempo que aclaró que las consultas sobre el texto siguen en curso.

En Estados Unidos, la Cámara de Comercio expresó ya su rechazo a una derogación de los derechos de propiedad intelectual.

Este acuerdo técnico debe ahora confirmarse a nivel político, según el entorno del ministro delegado de Comercio Exterior de Francia, Franck Riester.

Según la misma fuente, el compromiso que está sobre la mesa sólo se aplicaría a los países en desarrollo, y a aquellos que representen menos del 10% de las exportaciones mundiales anuales de vacunas covid, excluyendo de facto a China.

El compromiso no busca desmantelar el sistema actual de propiedad intelectual, sino facilitar el otorgamiento de «licencias obligatorias» ante la pandemia de covid-19 pero también para futuras crisis sanitarias.

En el marco de los acuerdos de la OMC, existe una licencia obligatoria que permite a los gobiernos usar una patente sin la autorización de su titular e indemniza al grupo que la originó.

– ¿Consenso? –

Okonjo-Iweala apoya el proceso y afirmó que el compromiso negociado entre la UE, Estados Unidos, India y Sudáfrica constituía «un elemento esencial para cualquier acuerdo final».

La directora de la OMC pidió que las negociaciones sobre el texto sean desde ya ampliadas al conjunto de los países miembros de la organización.

«En la OMC decidimos por consenso, y aún nos queda camino para conseguirlo», aseguró.

No obstante, Suiza, que alberga grandes laboratorios farmacéuticos, ha expresado en varias ocasiones su reticencia ante el principio de una derogación de los derechos de propiedad intelectual.

Varios países en desarrollo, apoyados por las ONG y algunas instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), consideran que un levantamiento de los derechos de propiedad intelectual es esencial para facilitar que se compartan más los conocimientos y se multipliquen rápidamente los sitios de producción de las vacunas.

La Federación Internacional de la Industria Farmacéutica (IFPMA) se opone a cualquier proyecto de derogación de los derechos de propiedad intelectual y considera que hay suficientes vacunas producidas en el mundo (actualmente 12.000 millones de dosis al año) y que debe ante todo acelerarse la vacunación.

Los debates en la OMC sobre la propiedad intelectual y el del acceso a las vacunas de los países pobres fueron lanzados por India y Sudáfrica en 2020, primer año de la pandemia de covid-19.

Como no se produjo ningún progreso, estos dos países, a los que se sumaron Estados Unidos y la UE, lanzaron en diciembre un grupo restringido para negociar un compromiso.

En un comunicado, Médicos Sin Fronteras (MSF) señaló que este compromiso contiene «restricciones considerables»: «Está limitado geográficamente, no cubre más que las patentes y no trata otros obstáculos a la propiedad intelectual, como los secretos industriales».

«Es extremadamente preocupantes que el texto (…) no cubra por ahora más que las vacunas, pero no los tratamientos ni los diagnósticos», lamentó igualmente Dimitri Eynikel de MSF.

AFP.