EVTV
Destacados

Senadores de EE.UU quieren reducir dependencia de China en importación de tierras raras

Dos senadores estadounidenses, un republicano y un demócrata, presentaron el viernes una propuesta de ley que aspira a reducir la dependencia de su país de China para adquirir las llamadas tierras raras, elementos químicos que son materias primas esenciales para tecnología de punta.

«Poner fin a la dependencia de Estados Unidos frente al Partido Comunista Chino para extraer y transformar estos materiales es crucial si queremos ganar la batalla estratégica contra China y proteger nuestra seguridad nacional», consideró Tom Cotton, senador republicano por Arkansas en un comunicado.

Las tierras raras son metales que se usan especialmente para la electrónica, por ejemplo la fabricación de vehículos eléctricos, teléfonos, turbinas eólicas o armamento.

En 2019, Estados Unidos importó de China el 90% de las tierras raras que necesitó, según el USGS, el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El proyecto de ley presentado por Cotton y Mark Kelly, un demócrata de Arizona, quiere «proteger a Estados Unidos del riesgo de falta de suministro de tierras raras» y «estimular su producción» en el país, según el comunicado.

El texto desea imponer a los ministerios de Defensa e Interior la creación de una «reserva estratégica» de tierras raras, de aquí a 2025, suficiente para responder a las necesidades del ejército, del sector de las tecnologías y otras infraestructuras esenciales «durante un año y en caso de una ruptura de la cadena de suministro».

También aspira a instaurar más transparencia sobre el origen de las piezas y restringir el uso de las tierras raras procedentes de China en los equipamientos de defensa «sofisticados».

Por otra parte, el proyecto de ley considera necesario que el ministerio de Comercio investigue las «prácticas comerciales injustas» por parte de China en este sector e imponga aranceles más elevados si así se demuestra.

La propuesta «fortalecerá la posición de Estados Unidos como líder mundial de las tecnologías reduciendo nuestra dependencia de nuestros adversarios», garantizó Kelly.

Según el USGS, China posee los yacimientos de tierras raras más importantes, con 44 millones de toneladas de reservas, y cuenta además con condiciones de extracción favorables y normas medioambientales poco estrictas.

China ya ha usado estas circunstancias para hacer presión política. En 2010, interrumpió bruscamente sus exportaciones de tierras raras hacia Japón como represalia por un problema comercial.

AFP.