EVTV
Destacados

Tras la matanza de Uvalde, la música country se distancia de los pro armas

Tras la matanza de escolares en Uvalde, artistas de country, género musical tradicionalmente cercano al movimiento político conservador y blanco del sur de Estados Unidos, tomaron sus distancias de la Asociación Nacional del Rifle (ANR), el poderoso lobby de las armas que se reúne desde este viernes en Texas.

Varias estrellas de la música country, compañeros de ruta históricos de la organización, desistieron de participar en la convención anual de la ANR que tiene lugar en Houston, en el inmenso estado conservador de Texas, en el sur del país.

El cantante Don McLean, célebre por su canción «American Pie», considera que sería «ofensivo» e «irrespetuoso» cantar en el mismo. En un comunicado dijo estar «seguro de que la gente que prevé asistir a este evento está tan impactada y afectada».

«Al fin y al cabo, somos estadounidenses», escribe, «compartiendo con el resto de la nación la tristeza por estas desapariciones terribles y crueles» de 19 niños y dos profesoras asesinados por un adolescente de 18 años en la escuela primaria de Uvalde, situada a 130 km al oeste de San Antonio.

 

– «Hecho espantoso» –

 

El célebre músico Lee Greenwood, conservador, cuya canción «God Bless the USA» atruena en los mítines del expresidente republicano Donald Trump – quien tenía previsto asistir a la convención de la ANR- también anuló su concierto: «Como padre, me sumo al resto de Estados Unidos, con el «corazón totalmente roto por este hecho espantoso en Texas» del martes.

En la misma línea se han mostrado los cantantes de country T. Graham Brown y Larry Gatlin quienes anunciaron también la anulación de sus conciertos el sábado por respeto al «dolor de las familias» enlutadas.

Aunque renuncian a Houston, todos estos artistas evitan criticar a la ANR y al sacrosanto derecho constitucional en Estados Unidos de poseer armas de fuego.

El cantante del grupo Restless Heart, Larry Stewart, dijo no a Houston este año pero defendió la famosa segunda enmienda de la Constitución y a «la ANR, una gran organización que enseña a utilizar las armas en total seguridad a ciudadanos que cumplen la ley».

– Country, conservadores, armas –

 

Según historiadores de la música en Estados Unidos, el banjo, uno de los instrumentos indispensables del country, el bluegrass o el folk, hunde sus raíces en el Caribe del siglo XVII, cuando lo tocaban los esclavos negros traídos de África. Presente en el este de Estados Unidos, el banjo fue apropiado por las poblaciones blancas y apalaches en los siglos XVIII y XIX.

Para Mark Brewer, que estudia la relación entre la música y la política estadounidense para la Universidad de Maine, existen «antiguos vínculos entre la música country, la política conservadora y la cultura de las armas de fuego».

Aunque, precisa el experto a la AFP, este vínculo «es anterior a la emergencia de la ARN como centro de poder conservador».

La distancia que han tomado músicos de country con la ANR se puede explicar, según Brewer, por el «rejuvenecimiento de artistas, más progresistas que la generación precedente sobre las armas de fuego o las personas LGBTQ».

 

– Swift, Rodrigo a favor de controlar las armas –

 

Después de cuatro años de silencio en Twitter, Taylor Swift, la estrella folk comprometida de 32 años – que debutó en Nashville (Tennessee), capital mundial del country – manifestó su «rabia» y su «dolor» tras las últimas matanzas en Estados Unidos.

Dice sentirse «rota por los muertos de Uvalde, de Buffalo (estado de Nueva York), de Laguna Woods», en California, y denunció el hecho de que «en tanto que nación, estamos condicionados por este dolor insondable, insoportable e inmenso».

Tras la carnicería en un instituto de Parkland, en Florida, el 14 de febrero de 2018, Taylor Swift se sumó a la movilización nacional que pedía reformar la legislación sobre las armas.

Fuera del country, la popstar Olivia Rodrigo, 19 años, «revelación del año» en los últimos premios Grammy, pidió el miércoles en un concierto en Los Ángeles «leyes más estrictas para el control de las armas en Estados Unidos».

La sensibilización de artistas de country remonta a octubre de 2017 cuando un sexagenario disparó indiscriminadamente contra una muchedumbre reunida en un festival de música country en Las Vegas que dejó 58 muertos y centenares de heridos.

Tras aquella tragedia, músicos como Eric Church, Jason Isbell, Maren Morris o Kacey Musgraves pidieron leyes más draconianas para el acceso y el porte de armas en Estados Unidos, recuerda la revista Rolling Stone.

AFP