EVTV
Destacados

Un muerto y más de 20 heridos dejó bombardeo ruso en una clínica ucraniana

clínica en la ciudad ucraniana de Dnipró

Rusia bombardeó con misiles una clínica en la ciudad ucraniana de Dnipró, dejando un muerto y más de 20 heridos, y a su vez recibió abundante fuego de artillería en una región fronteriza con Ucrania.

«Ataque con misiles contra una clínica en la ciudad de Dnipró. Una persona murió», escribió en Telegram el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, tras una noche de ataques aéreos rusos en otros puntos del país, incluido Kiev.

El jefe de la administración militar de la región de Dnipró, Serguii Lysak, indicó que el fallecido fue un viandante de 69 años, y que 23 personas resultaron heridas, entre ellas dos niños de tres y seis años, que tuvieron que ser hospitalizados.

Zelenski publicó un video en el que se ven edificios muy dañados y de los que salen columnas de humo.

LEA TAMBIÉN: UE entregó a Ucrania más de 200.000 proyectiles de artillería

Medios locales publicaron videos de rescatistas ayudando a personas con el rostro ensangrentado a escapar de la clínica a través de los corredores, llenos de escombros.

«Otro ataque ruso con misiles, otro crimen contra la humanidad», apostilló Zelenski.

Lysak destacó que la región, en el centro de Ucrania, fue «masivamente atacada» durante la noche «con misiles y drones».

Kiev a su vez dijo haber sufrido durante la noche el 13er ataque aéreo ruso desde inicios de mes, esta vez con misiles de crucero lanzados por bombarderos Tu-95MS desde la región del mar Caspio.

«Según las informaciones preliminares, todos los objetivos del enemigo en el espacio aéreo de Kiev fueron detectado y destruidos», indicó la administración militar de la capital, que no reportó daños materiales ni víctimas.

En su parte matutino diario, el mando militar ucraniano dio parte de 55 ataques aéreos rusos en las últimas 24 horas, incluido uno que dañó una represa en la zona de Donetsk, en el este del país, lo que hace correr un «elevado riesgo de inundación en poblaciones vecinas».

– Bombardeos en Belgorod –
Moscú reportó por su lado bombardeos ucranianos en la región de Belgorod, fronteriza con Ucrania, por quinta jornada consecutiva.

La región recibió decenas de disparos de artillería en las últimas 24 horas, que causaron daños materiales pero no víctimas, según el gobernador Viacheslav Gladkov.

Los disparos tomaron entre sus blancos el pueblo de Kozinka, en el distrito de Graivoron, donde el lunes y el martes se produjo una importante incursión armada procedente de Ucrania y reivindicada por dos grupos de rusos exiliados que combaten contra las fuerzas de Moscú. El pueblo se vio alcanzado por 132 obuses, según el gobernador.

El gobernador afirmó también que el distrito de Belgorodski, que rodea la capital regional Belgorod, se vio golpeado por 14 disparos, en particular de drones, uno de los cuales bombardeó un edificio administrativo y causó daños en el mismo.

En Krasnodar, una ciudad rusa a 200 km de la península de Crimea, anexionada por Moscú en 2014, dos drones dañaron edificios pero sin causar víctimas, según el gobernador, Veniamin Kondratiev.

Estos ataques cruzados se producen cuando Ucrania dice estar preparando desde hace meses una contraofensiva frente a las fuerzas rusas que ocupan el sur y el este del país, tras recibir múltiples entregas de armas occidentales.

– Bielorrusia –
En otro foco de tensión, Bielorrusia, aliada de Moscú, afirmó la noche del jueves que Rusia había empezado a desplegar armas nucleares en su territorio, cumpliendo con el anuncio hecho en marzo por el presidente ruso, Vladimir Putin.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, no confirmó estas informaciones el viernes, y se limitó a destacar que Bielorrusia «enfrenta actitudes poco amistosas, e incluso hostiles, por parte de países vecinos».

«Hay que seguir por tanto desarrollando y robusteciendo nuestras relaciones con nuestros aliados (…) incluyendo en el ámbito militar», añadió el portavoz.

AFP