EVTV
Destacados

Yelimar Moreno, venezolana que dejó huella en un programa español

Yelimar Moreno

La venezolana Yelimar Moreno, entre hilos y agua, desde muy pequeña se interesó por el arte del bordado gracias a su madre, quien se desempeñaba como costurera; pero jamás pensó que era ese pasatiempo que aprendió en su infancia la llevaría a participar en uno de los programas televisivos más vistos en España.

“Creo que el amor y las ganas con las que mi mamá cose han despertado en mí esa pasión por la costura. He tenido el privilegio en tener una maestra de costura en casa. Coser es lo que realmente quiero hacer”, afirmó en entrevista a la Voz de América.

En este sentido, Moreno se convirtió en una de los aprendices en Maestros de la Costura, un espacio donde un grupo de 12 concursantes compite por ser el mejor costurero.

Sueño hecho realidad

“Me imaginaba poder estar algún día allí, así que cuando vi que abrieron el casting para la cuarta temporada no dudé en apuntarme. Después de 14.000 inscritos recibí un email donde pasaba a la fase presencial, la cual hice en Barcelona, así que asistí con toda la ilusión y quedé”, recuerda.

Aunque confesó que es una mujer soñadora, reconoció que sabía que era muy difícil poder clasificar en un casting en el que participaron cerca de 14.000 personas, aún más, cuando no contaba con experiencia o estudios en el área de la moda y costura.

Dejar el nombre de Venezuela en alto

“Es una gran responsabilidad y a la vez un honor enorme para mí que vean mi participación como una representación venezolana. Saber que puedo juntar un rato a los venezolanos que ven el programa y que me escriban tantas cosas positivas me hacen sentir muy agradecida”, precisó.

Pero no todo ha sido color de rosas, Moreno también se define como una mujer resiliente y luchadora. Sufrió un accidente automovilístico y perdió una de sus piernas pero jamás se detuvo; así que, decidió emigrar y luego probar suerte en el programa español del que era fanática desde hace muchos años.

El accidente fue bastante traumático causado por “una práctica común de la delincuencia” en Venezuela, que consiste en lanzar objetos en la vías para que se pierda el control del carro y poder despojarlos de sus pertenencias.

Tras pasar por las amputaciones, juntos a su esposo que también iba en el vehículo, meses de reposo y horas de rehabilitación, Moreno sostuvo que lo más difícil fue recuperar su caminar y el nuevo estilo de vida; lo que la llevó a emprender rumbo a España ya que en la nación, no había atención en sí para una persona con discapacidad.

“Venezuela, para mí, era como ese lugar del que no te quieres ir pero en el que sabes que no puedes estar. Tomar la decisión de emigrar la verdad no fue algo fácil, sobre todo, cuando te detienes a pensar en que allí dejas todo, familia, amigos, el lugar donde creciste y donde fuiste tan feliz. Y aún más cuando tienes la certeza de que no sabes cuándo volverás. Pero la vida misma se trata de eso, de tomar decisiones y ahora mismo vivir en Venezuela es muy difícil en líneas generales”, manifestó.

La joven venezolana, luego de salir de su país natal, llegar a España y participar en el programa, sueña con estudiar diseño de moda y luego crear su propia marca de ropa para trabajar en lo que realmente le apasiona.

Con información de Voz de América