EVTV
Actualizados

El lucrativo mercado de los medicamentos contra la obesidad

La nueva generación de medicamentos contra la obesidad genera grandes expectativas y oportunidades de mercado que los inversores quieren aprovechar para tratar una enfermedad que afecta a buena parte de la humanidad.

La obesidad es una enfermedad crónica que aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer y provoca complicaciones en infecciones respiratorias, como el covid-19.

Sus causas no solo se deben al tipo de alimentación y el estilo de vida, ya que pueden estar relacionadas con la genética.

LEA TAMBIÉN: Régimen de Níger se muestra predispuesto a la vía diplomática

Si la prevención y la atención médica no mejora, la Federación Mundial de la Obesidad prevé que antes de 2025 la mitad de la población mundial sufra sobrepeso.

Según sus cálculos, esto comportará un costo económico muy elevado, de hasta 4 billones de dólares al año, una cifra similar al PIB de Alemania.

La ciencia, sin embargo, ha avanzado en la búsqueda de remedios y desarrollado una nueva generación de medicamentos.

Estos nuevos tratamientos permiten pérdidas de peso mucho más importantes que los anteriores, con menos efectos secundarios (como diarreas o náuseas). También ayudan a tratar la diabetes y reducen los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

– Sensación de saciedad –

Con estos medicamentos se imita una hormona segregada por los intestinos (GLP-1), creando en el cerebro la sensación de saciedad que da la comida.

La farmacéutica estadounidense Eli Lilly y la danesa Novo Nordisk aumentaron de manera significativa sus ventas durante el segundo trimestre de este año gracias a moléculas que estimulan la pérdida de peso.

Después de que Eli Lilly confirmara que su medicamento contra la diabetes, el Mounjaro, también sirve para perder peso, su facturación de ese producto se acercó a los 1.000 millones de dólares en el periodo abril-junio.

Y la cifra podría dispararse aún más si la agencia estadounidense de medicamentos (FDA) autorizara este año el Mounjaro como una molécula específica contra la obesidad, en un país donde el 40% de la población sufre sobrepeso.

«La terapia será, sin duda, una alternativa a la cirugía bariátrica, dado que Mounjaro permite una pérdida de peso similar», asegura Akash Patel, analista farmacéutico en GlobalData.

 

– Fuerte demanda –

El futuro también parece igual de radiante para el laboratorio danés Novo Nordisk.

Un estudio mostró esta semana que su tratamiento contra la obesidad Wegovym, cuyas ventas se cuadruplicaron durante el segundo trimestre, reduce en un 20% el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares.

No obstante, «una de las principales barreras que tienen los pacientes para acceder a estos medicamentos es su coste», explica la asociación estadounidense de farmacéuticos.

Una inyección subcutánea una vez a la semana de uno de estos fármacos cuesta más de 10.000 dólares anuales.

Según los expertos, una manera de reducir su precio sería proporcionarlo a través de pastillas.

Eli Lilly y la también estadounidense Pfizer ya intentan desarrollar remedios de este estilo.

Los inversores calculan que estas pastillas contra la obesidad podrían generar un mercado mundial de hasta 54.000 millones de dólares de aquí a 2030. Y eso alimenta el interés de los laboratorios para desarrollar este remedio.

AFP