EVTV
Actualizados

Condenan a dos hermanos por el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci

Fiscal Marcelo Pecci
Paraguayan anti-drug prosecutor Marcelo Pecci speaks in Asuncion on November 9, 2021. - Paraguayan anti-drug prosecutor Marcelo Pecci was shot dead on May 10, 2022 while on his honeymoon on a Colombian Caribbean island, in what police called a "murder." (Photo by Daniel DUARTE / AFP)

Dos hermanos que planearon el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci y pagaron al sicario que le disparó en una playa de Colombia en 2022 fueron condenados a 25 años y seis meses de prisión, informó la fiscalía colombiana.

Un juez de Cartagena condenó a Andrés y Ramón Pérez Hoyos «por su participación en la planeación, financiación y logística del crimen del fiscal», según un boletín del ente investigador enviado a medios.

De acuerdo con la fiscalía, pagaron unos 340.000 dólares al pistolero que abrió fuego contra Pecci en la isla de Barú, cercana a la ciudad caribeña, el 10 de mayo del año pasado.

Pecci, de 45 años, disfrutaba de su luna de miel junto a su esposa embarazada, la periodista paraguaya Claudia Aguilera.

La hermanos fueron capturados el 15 de enero en Bogotá y confesaron ante la fiscalía planear la ejecución del crimen.

En junio la justicia colombiana impuso una condena de 23 años y seis meses de prisión a otros cuatro responsables.

La esposa de Andrés Pérez, Margaret Chacón, fue capturada en enero en El Salvador mientras huía y extraditada luego a Colombia, donde se declara inocente de los cargos en su contra.

Autoridades de Colombia, Paraguay y Estados Unidos intentan armar el rompecabezas del homicidio.

La Policía Federal de Brasil capturó en febrero a un presunto narcotraficante paraguayo conocido como «Tío Rico», sospechoso de ordenar el asesinato. El uruguayo Sebastián Marset, otro de los presuntos autores intelectuales, está prófugo.

Pecci, especializado en crimen organizado, narcotráfico, lavado de activos y financiamiento del terrorismo, había investigado a bandas de Brasil, además de lavadores de dinero libaneses de la Triple Frontera de Paraguay, Brasil y Argentina.

AFP.