EVTV
Actualizados

La policía de Irán empezó a perseguir a mujeres sin hiyab en público

La policía iraní anunció que empezó a aplicar varias medidas para identificar y sancionar a las mujeres que no cumplan con el código de vestimenta impuesto en la República Islámica, con dispositivos «inteligentes».

En un comunicado publicado en su página web, la policía afirmó que «a partir de hoy» se aplicarán «acciones cuidadosamente planificadas» en las vías públicas, los vehículos y los «lugares donde a veces [las mujeres] se quitan el hiyab».

«Se utilizará la tecnología para la identificación inteligente de las personas que infrinjan la ley», precisó el cuerpo de seguridad.

Desde hace meses, un número creciente de iraníes hace caso omiso del código de vestimenta que rige en Irán y que incluye el uso obligatorio del velo en público, sobre todo desde la ola de manifestaciones desatada por la muerte, el pasado 16 de septiembre, de Mahsa Amini, una joven que había sido detenida por, supuestamente, vulnerar ese reglamento.

«Según las leyes en vigor, el hecho de quitarse el hiyab está considerado como un delito», advirtió Hasan Mofakhmi, jefe de la seguridad de la policía, citado en el comunicado.

«Las personas que infringen la ley son responsables de sus actos y deben responsabilizarse de su comportamiento», agregó.

Mofakhmi también indicó que mandará advertencias a las empresas cuyas empleadas se quiten el velo en el lugar de trabajo, y que, en caso de reincidencia, se podrá llegar a cerrar el negocio.

La semana pasada, el jefe de la policía, Ahmad-Reza Radan, declaró que «las personas que se quiten el hiyab serán identificadas con la ayuda de equipos inteligentes».

«Las personas que se retiren el hiyab en lugares públicos recibirán primero una advertencia y después serán llevadas ante los tribunales», advirtió Radan.

Según él, los dueños de vehículos también recibirán un mensaje de aviso si alguna pasajera viola el código de vestimenta. El propietario se arriesga a que le quiten el auto en caso de reincidencia, afirmó Radan.

AFP.