EVTV
EE.UU

Tormenta de nieve histórica amenaza con paralizar Nueva York y Boston

Tormenta de nieve amenaza Nueva York | Foto: Red social X, @NYCMayor

Una imponente tormenta de nieve se cierne sobre la costa este de Estados Unidos, desde la bulliciosa ciudad de Nueva York hasta la histórica Boston, en lo que podría convertirse en el evento más significativo de la temporada invernal.

Según los últimos pronósticos, se espera que la tormenta, la más grande de este invierno, golpee la región desde el lunes por la noche hasta el martes por la noche. Las previsiones indican que podría dejar hasta un pie o más de nieve en algunas áreas, especialmente al sur de Nueva York y en elevaciones significativas en Connecticut.

En Boston, se anticipa un acumulado de 6 a 8 pulgadas, lo que convertiría a esta tormenta en la más intensa en la ciudad desde 2022. Además, se esperan nevadas particularmente intensas en el sureste de Massachusetts, con posibles tasas de hasta 3 pulgadas por hora el martes por la mañana.

Cambios en el pronóstico: El pronóstico de esta tormenta ha sufrido cambios significativos, especialmente el lunes, debido a ajustes en la trayectoria del centro de baja presión y cambios en la corriente en chorro. Esto ha llevado a la revisión de las predicciones iniciales, que no anticipaban la magnitud de la nevada.

Inicialmente, se esperaba que Nueva York experimentara principalmente lluvia, pero las nuevas proyecciones indican acumulaciones de hasta 6 pulgadas o más en el centro de Manhattan. Estos ajustes subrayan la complejidad y la dificultad para predecir con precisión la trayectoria y la intensidad de las tormentas de nieve.

Preparativos y advertencias: Las autoridades locales han instado a los residentes a tomar precauciones y prepararse para condiciones de viaje difíciles. Se han emitido avisos de tormenta de nieve y se anticipan cierres de escuelas y posibles interrupciones en el transporte público.

Ante la llegada inminente de la tormenta, se recomienda a los ciudadanos seguir de cerca los avisos y actualizaciones meteorológicas, así como limitar los desplazamientos innecesarios y asegurar la disponibilidad de suministros básicos en caso de aislamiento.

Con esta tormenta en camino, Nueva York y Boston se preparan para enfrentar uno de los eventos climáticos más desafiantes de la temporada, con la esperanza de minimizar los impactos y garantizar la seguridad de sus ciudadanos.