EVTV
Internacionales

Investigan brutal asesinato de congoleño en playa de Rio de Janeiro

La policía de Rio de Janeiro investiga el asesinato de un joven congoleño que, según su familia e imágenes difundidas por la prensa, fue golpeado hasta la muerte en un bar de la playa tras reclamar al gerente su salario atrasado.

Moise Kabagambe, de 24 años y quien llegó a Brasil en 2011 huyendo de la violencia en la República Democrática del Congo, murió el 24 de enero por la noche en uno de los chiringuitos de la playa del exclusivo barrio Barra da Tijuca, zona oeste de la ciudad, donde trabajaba como jornalero.

Según el relato de familiares e imágenes de una cámara de seguridad divulgadas por el periódico O Globo, Kabagambe fue atacado por al menos tres hombres tras discutir con el gerente, a quien reclamaba el pago de dos jornales atrasados.

«Él quería su dinero para volver a casa y no le quisieron pagar. Ahí empezó la discusión y el encargado del establecimiento agarró un pedazo de madera para pegarle y [Moise] agarró una silla para defenderse», dijo a la AFP Sammy Kabagambe, hermano de Moise de 28 años y quien también vive en Rio de Janeiro.

Tras amenazarlo, el gerente llamó a otras personas que atacaron al joven durante varios minutos con palos de madera, un bate de béisbol y amarraron sus pies y sus manos con una cuerda, contó Sammy, dando cuenta del relato de un primo de Moise y un abogado, que vieron junto a la policía imágenes de cámaras de seguridad, antes de que fueran divulgadas por O Globo.

El fragmento publicado por el diario, de casi 4 minutos y con cortes, muestra que tras la paliza los hombres intentaron reanimarlo, sin éxito.

El caso generó una ola de indignación en las redes sociales, donde varios artistas, deportistas y autoridades exigieron justicia.

Caetano Veloso, ícono de la música popular brasileña, dijo en Twitter que lloró leyendo sobre el asesinato del joven congoleño por «el dolor de constatar que un refugiado de la violencia encuentra violencia en Brasil».

«¡Ese no es el Rio [de Janeiro] que aprendí a amar y que me recibió de brazos abiertos! ¡Queremos justicia, no podemos naturalizar delitos como ese!», tuiteó el delantero del Flamengo Gabriel Barbosa, Gabigol.

La prensa local informó que una persona que confesó haber participado en el crimen se entregó a las autoridades este martes.

La división de Homicidios de la Policía Civil aseguró que está investigando el caso.

«La pericia fue realizada en el lugar y se analizaron imágenes de cámaras de seguridad. Hay diligencias en curso para identificar a los autores», señaló la fuerza en un correo eléctrónico enviado a la AFP.

– «Como a un animal» –

Moise llegó a Brasil junto con parte de su familia en 2011, huyendo de la inseguridad en la República Democrática del Congo, escenario desde hace décadas de conflictos armados.

«Vinimos buscando empezar una nueva vida, para estudiar y trabajar. Pero ahora ya no tenemos ganas de quedarnos en el país», lamentó Sammy.

Moise vivía con otros hermanos y su madre, Ivana Lay, en Madureira, en la humilde zona norte de Rio de Janeiro.

«No pueden matar a la gente así. Le rompieron la espalda a mi hijo, le quebraron el cuello. Huí del Congo para que no nos mataran. Sin embargo, mataron a mi hijo aquí, de la forma que matan en mi país. Lo mataron a puñetazos, a patadas. Lo mataron como a un animal», clamó Lay en un conmovedor testimonio a O Globo.

El alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó este martes que «el asesinato de Moise Kabagambe es inaceptable e indignante».

«Estoy seguro de que las autoridades policiales actuarán con la prioridad y el rigor necesarios para traernos las explicaciones debidas y castigar a los responsables», añadió el alcalde.

AFP.