EVTV
Actualizados Internacionales

Líbano culpa a Israel por muerte del periodista de Reuters

Las autoridades libanesas achacaron este sábado a Israel la responsabilidad de un bombardeo que el viernes mató a un periodista de Reuters e hirió a varios otros en el sur del Líbano, en un hecho que el ejército israelí indicó estaba aún verificando.

Seis periodistas resultaron heridos en el bombardeo: dos de AFP — entre ellos, una fotógrafa gravemente herida –, dos de Reuters y dos de la cadena de televisión Al Jazeera.

«El enemigo israelí disparó un cohete contra un vehículo de prensa civil, que conllevó la muerte del camarógrafo Issam Abdallah» e hirió a otros reporteros, afirmó un comunicado del ejército libanés.

El ministerio libanés de Relaciones Exteriores denunció en la red social X (antiguo Twitter) «un asesinato deliberado» y «un ataque flagrante a la libertad de prensa».

Le puede interesar – Muere un periodista y seis resultan heridos mientras cubrían conflicto Israel-Hamás

El ejército israelí declaró el sábado que «sentía mucho» la muerte de Issam Abdalla e indicó que estaba llevando a cabo «verificaciones» sobre lo acontecido.

El camarógrafo, de 37 años, era de nacionalidad libanesa. Entre sus colegas heridos hay un estadounidense, tres libaneses y dos iraquíes.

La tragedia ocurrió cuando realizaban una cobertura en las inmediaciones del pueblo de Alma al Shaab, en el sur del Líbano, en la frontera con Israel.

Desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás, desencadenada por el ataque del movimiento islamista en territorio israelí el 7 de octubre, el sur de Líbano, fronterizo con Israel, ha sido escenario de duelos de artillería entre el movimiento yihadista libanés Hezbolá y las fuerzas israelíes.

«Estábamos grabando el humo de un disparo de artillería israelí contra una colina a lo lejos, frente a nosotros. Estábamos en un terreno descubierto, llevando nuestros chalecos de prensa y nuestros cascos», contó a sus compañeros el videocámara estadounidense de AFP Dylan Collins, que resultó herido.

«No había actividad militar ni fuego de artillería en las inmediaciones», agregó.

«De repente escuchamos disparos de armas ligeras desde otra dirección cerca de la frontera. Cuando giramos nuestras cámaras hacia esa dirección, nos sorprendió lo que parecía ser un disparo de cohetes desde el lado israelí», prosiguió Collins.

«Vi a mi colega Christina Assi en el suelo con graves heridas en las piernas. Mientras intentaba hacerle un torniquete, golpearon de nuevo, directamente, desde el mismo lugar», relató.

– Dos bombardeos –

«Israel nos tomó directamente como blanco», acusó Carmen Jukhadar, corresponsal de la cadena catarí Al Jazeera, hospitalizada en Beirut.

«A las seis, cuando ocurrió el primer ataque, corrí hacia nuestro coche, luego pensé que no debía quedarme cerca de él, así que salí para alejarme y llegó el segundo», contó la periodista libanesa.

Al Jazeera afirmó que Israel había disparado un cohete desde un helicóptero Apache.

Las operaciones y enfrentamientos en la frontera han sido limitados en la última semana, pero la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL), desplegada en el sur del país, advirtió el viernes del riesgo de que la situación pueda degradarse y quedar «fuera de control».

«Responderemos a cada disparo procedente del Líbano con otro disparo», afirmó este sábado el general Daniel Hagari, portavoz del ejército israelí.

«El ejército israelí dispone de una fuerza muy importante en el norte y cualquiera que llegue a la frontera para entrar en territorio israelí morirá», agregó, subrayando que «Líbano pagaría el precio» de esas incursiones.

El movimiento proiraní Hezbolá es un aliado de Hamás, que el 7 de octubre llevó a cabo un ataque de una magnitud sin precedentes contra el territorio israelí, provocando bombardeos masivos de réplica contra la Franja de Gaza. El conflicto ya ha causado miles de muertos en ambas partes.

AFP