EVTV
Internacionales

Publicaciones en redes guiaron a asesinos de fiscal paraguayo en Colombia

Los asesinos confesos del fiscal antimafia paraguayo Marcelo Pecci rastrearon su ubicación a través de las publicaciones de su esposa en redes sociales, en un complot planeado durante días en Colombia, según detalles de la investigación revelados este martes.

Las personas que «participaron» en el ataque, en su mayoría detenidos el viernes, «se reunieron para concertar el crimen con diferentes funciones dentro de la operación» desde el 5 de mayo en la ciudad de Medellín, dijo el fiscal colombiano Francisco Barbosa en una rueda de prensa.

De 45 años, Pecchi fue ultimado a tiros el 10 de mayo en la isla de Barú, próxima a Cartagena, donde celebraba su luna de miel.

Cinco de los implicados fueron detenidos el viernes en Medellín y cuatro de ellos se declararon culpables, añadió Barbosa. Un sexto responsable sigue fugado, al parecer en Venezuela.

La «estructura criminal» estaba lideraba por Francisco Correa, quien contactó al sicario que le disparó a Pecci desde una moto acuática en frente de su esposa, Claudia Aguilera.

Otros dos involucrados, identificados por el fiscal como Cristian González y Marisol Londoño, estaban encargados del «seguimiento y ubicación» de la pareja.

«Los delincuentes manifestaron que en muchas ocasiones estuvieron perdidos, pero gracias a las redes sociales lograron la ubicación» del fiscal hasta matarlo en un hotel, agregó Barbosa.

Videos de las cámaras de seguridad compartidos por la fiscalía muestran a Pecci y la viuda tomando el sol en sillas de playa cuando aparece el pistolero junto al conductor del vehículo. Tras un corte en la secuencia, emprenden la huida.

Las autoridades no han determinado a los autores intelectuales del homicidio.

Según la fiscalía de Colombia, los agresores se repartieron un botín de unos 530.000 dólares.

Por su parte, el director de la policía, general Jorge Luis Vargas, dijo tener información de un antiguo plan del grupo narco brasileño PCC (Primer Comando Capital) para que un atentado contra Pecci «fuera cometido» en Paraguay, pero finalmente no se llevó a cabo.

Pecci, especializado en crimen organizado, narcotráfico, lavado de activos y financiamiento del terrorismo, había investigado a bandas de Brasil, además de lavadores de dinero libaneses de la Triple Frontera de Paraguay, Brasil y Argentina.

También estuvo a cargo de casos sonados como el secuestro y asesinato en 2005 de la hija del expresidente paraguayo Raúl Cubas (1998-1999), y el enjuiciamiento en 2020 del astro del fútbol Ronaldinho, detenido en Asunción por falsificación de documentos.

AFP.